24
Sáb, Junio 2017 02:06

Policiales
Tipografía

Tres inquilinos detenidos en el country Nordelta del partido bonaerense de Tigre, acusados de integrar una banda que alquiló una vivienda para robar en casas de esos barrios cerrados, tenían planeado salir a asaltar otra vez y la Policía tuvo que adelantar las detenciones cuando un grupo de vecinos se enteró quiénes eran y los fueron a escrachar

"Estaba todo preparado para hacer las detenciones, pero hubo que adelantar los procedimientos porque los vecinos se enteraron y fueron a la casa a lincharlos", dijo ayer uno de los investigadores. Según las fuentes, el sábado, detectives de la Subdelegación Departamental de Investigaciones de Tigre monitorearon a los sospechosos dentro del barrio Castores y se pudo observar que habían estado realizando tareas de inteligencia en casas vecinas para salir a robar en bote por la noche.

"No sabemos bien cómo, pero se filtró entre los vecinos el dato de que la Policía trabajaba en forma encubierta y los propietarios pasaban por la casa y les gritaban que se fueran del barrio que eran unos chorros", contó otro de los investigadores. Al enterarse de lo que sucedía, y por temor a que los imputados se escaparan, el fiscal de Benavídez, Sebastián Fitipaldi, quien se encontraba dentro de Nordelta preparando los operativos para la noche, decidió adelantar las detenciones y ordenó la aprehensión de urgencia de los tres sospechosos. Los imputados fueron identificados como Ángel Ariel Minue, de 34 años y con domicilio en la localidad bonaerense de Ciudadela; Marcos Maximiliano Grassi, de 33, y Ramón Antonio Asís, de 41, estos dos últimos oriundos de la provincia de Córdoba.

Minue fue el encargado de alquilar desde principios de febrero la casa del lote 38 del barrio Los Castores de Nordelta con el nombre de Nadir Bengualid, la falsa identidad con la que tenía un DNI trucho que usaba para alquilar las viviendas. Tras las capturas, el fiscal Fitipaldi indagó a los tres imputados por el delitos de "robo calificado y falsificación de identidad", pero todos se negaron a declarar. El fiscal les imputa por el momento la autoría de un robo ocurrido el 10 de febrero por la noche en el barrio El Golf de Nordelta, en la casa de un empresario identificado como Luciano Cavalieri, de 44 años.

0
0
0
s2sdefault