14
Jue, Diciembre 2017 01:03 AM

Política

El último estudio de Cippes indicó que en Córdoba, en los últimos 8 años la presión fiscal se duplicó 

El último estudio realizado por el Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales de Córdoba (Cippes) reveló que en los últimos 8 años la presión fiscal provincial se duplicó y pasó del 4,2 por ciento (2008) del Producto Bruto Geográfico (PBG) al 9,4 (2016), casi 5 puntos porcentuales más. De los datos se desprende, entre otros puntos, que Córdoba supera en presión fiscal a Buenos Aires y Santa Fe, volviéndola menos competitiva frente a estos distritos.

Según indicó el informe, para medir la presión fiscal de Córdoba se consideró la recaudación tributaria provincial y los ingresos no impositivos, en relación al Producto Bruto Geográfico-PBG (que indica el monto del total de bienes y servicios producidos en el territorio provincial). En el año 2016 se estima que la presión fiscal de la provincia alcanzó el 9,40% del PBG, por lo que sería un nuevo valor máximo histórico, superando los 9,29% del PBG que se registró en 2015. Esto significa que por cada 100 pesos de bienes y servicios producidos en el territorio provincial, 9,4 se destinan a financiar al estado provincial.

Además, la estimación del indicador para 2017 indica que los altos valores de presión fiscal no van a revertirse e incluso pueden seguir aumentando, ya que según datos presupuestados, la presión fiscal provincial alcanzaría el 9,67% del PBG en el corriente año. Si bien la presión fiscal provincial hasta 2008 se mantuvo relativamente estable, oscilando entre el 3,3% y el 5,3% del PBG, a partir del año 2009 comenzó un crecimiento sostenido.

El informe hace foco en que la presión fiscal actual, no sólo es elevada si se compara con valores históricos para la provincia, sino que también es elevada si se compara con otras provincias con estructuras productivas similares como son Santa Fe y Buenos Aires. Por caso, en el año 2015 cuando en Córdoba se registró una presión fiscal de 9,29% del PBG, en Santa Fe la presión fiscal fue 6% del PBG y en Buenos Aires 8,57% del PBG. Es decir, la presión fiscal en la provincia es un 55% más alta que en Santa Fe y 8,5% más alta que en Buenos Aires.   

Esta comparación es especialmente relevante para el sector productivo local, ya que una mayor presión fiscal se traduce en precios más altos para los productos y servicios producidos en Córdoba, lo cual atenta contra la competitividad del sector productivo local frente al de otras provincias y/o países. Además, los precios más altos para los productos y servicios que se venden en la provincia reducen el poder adquisitivo de los ingresos de los cordobeses.

Respecto al impacto que tendría en la presión fiscal de la Provincia de Córdoba la reciente propuesta de eliminación de la sobre-alícuota de Ingresos Brutos que rige para productos provenientes de otras provincias, se estima que la misma no modificaría sustancialmente los valores de la presión fiscal.

Cippes fundamenta esta conclusión respecto a que si la medida disminuyera la recaudación en 2.000 millones de pesos, como trascendió a la prensa, y si hubiera regido durante 2017, la presión fiscal prevista para 2017 sería de 9,29% en lugar de 9,67%, un valor igual al registrado en 2015. Es decir, la medida anunciada no reduce sustancialmente la presión fiscal sino que la mantiene en valores máximos históricos.

Respecto a las causas subyacentes del aumento de la presión fiscal de la provincia de Córdoba, Cippes destaca que dicho aumento ocurrió “al mismo tiempo que se incrementaron en términos reales los fondos que envía la Nación a la Provincia”. Los fondos de origen nacional en relación al PBG se mantuvieron en valores cercanos al 8% del PBG entre los años 2004 y 2009, pero a partir de 2010 se incrementaron hasta alcanzar el 12,7% del PBG en 2015 y se estima fueron del 13,6% del PBG en 2016. Se trata de un incremento de 5,6 puntos porcentuales entre 2009 y 2016, es decir los fondos nacionales enviados a Córdoba aumentaron un 70% en términos reales en este período. 

De esta manera, los datos presentados por Cippes indican que el aumento de la presión fiscal de Córdoba no se debió a que hayan disminuido los envíos de fondos nacionales. “Por el contrario, el aumento record de la presión fiscal provincial se dio simultáneamente con un aumento sin precedentes de los envíos de fondos desde la Nación, es decir a pesar de una abundancia de fondos nacionales, la Provincia decidió aumentar su presión fiscal”, aseguró el informe.

Para la entidad, “lo que explica el aumento de la presión fiscal provincial es la necesidad de financiar un paulatino y constante aumento del gasto público provincial”. Sobre este punto indica que el principal gasto de la administración pública es el gasto en personal. Desde el año 1999 la cantidad de empleados públicos provinciales creció a un ritmo promedio del 3% por año, pasando de 72.528 empleados en 1999 a 128.575 en 2016. Es decir, se incrementó la planta de personal en 56.047 empleados en los últimos 17 años.

A su vez, el gobierno provincial tomó otras medidas de política pública que condicionaron sus finanzas a mediano y largo plazo, pero no mejoraron sustancialmente la provisión de bienes y servicios públicos ni aumentaron ostensiblemente la capacidad productiva y exportadora de la Provincia. La primera de estas medidas fueron los alrededor de 20.000 retiros anticipados que el Ejecutivo dispuso entre 2000 y 2006, que implicaron un grave déficit a la Caja de jubilaciones de la Provincia. La otra medida que destaca el Cippes que condicionó las finanzas públicas provinciales fue la emisión de los Boncor 2017 por 746 millones de dólares con un interés en dólares de 12%, lo cual comprometió gasto a futuro en forma de servicios de la deuda (pago de intereses y amortización de capital). 

 

0
0
0
s2sdefault