24
Mié, Enero 2018 08:41 AM

Policiales

Micaela escribió un descargo desde la cárcel de Bouwer, donde se encuentra detenida. "No quiero justificarme, porque sé que reaccioné de manera horrible", aclaró

Micaela Barattini (26) escribió una carta pública desde el penal de máxima seguridad de Bouwer, donde se encuentra alojada por cortarle los genitales a un hombre con una tijera de podar: "Me sentía oprimida y dije basta", escribió, aunque aclaró que ello "no justifica" su actitud.

La joven, que desde un principio declaró haber reaccionado para evitar una violación por parte de Sergio F., su supuesto amante de 40 años, habló en el texto de la "violencia de género" y remarcó "la necesidad de hablar" y de "no callar la verdad" para "prevenir".

Barattini reconoció que cometió un "error" y lo adjudicó a que se "bloqueó emocionalmente" por la opresión que sentía. "Con esta carta no quiero justificarme, porque sé que reaccioné de una manera horrible, como nunca tendría que haberlo hecho, me sentía oprimida, devastada, vi perjudicada mi carrera, mi vida, mi mente, mis afectos…Llegué a un punto que no di más…y dije basta!", señaló en la carta.

"Sé que hay mucha gente que quizás me comprenda y otros que no, y está bien. Somos todos distintos, y es muy difícil ponerse en el lugar del otro", dijo. Y cuestionó el tratamiento de la prensa en la cobertura del caso: "Lo que me sorprende es la falta de comprensión, la morbosidad y la falta de respeto de los medios de comunicación, argumentando cosas inciertas".

El ataque ocurrió a fines de noviembre pasado en un departamento de calle Chacabuco al 500, en barrio Nueva Córdoba. Tras el hecho, la estudiante de arquitectura oriunda de Chubut declaró ante la fiscal de la causa, Betina Croppi, y dijo que el hombre abusó sexualmente de ella y que por eso lo atacó.

Luego se conoció un dato que complicó su situación procesal. Las búsquedas de Google en su computadora relacionadas a las distintas formas de amputar un miembro masculino daban cuenta de una predemitación del ataque. También, tenía algunas inscripciones en un cuaderno que llamaron la atención de la Justicia: "bisturí", "cortarle", "cinta…", "su celular" y "pedir ayuda". Una vez que se conoció ese dato, su abogado defensor, Carlos Nayi, renunció a la defensa de su clienta e hizo público que dejó de creer que se trató de un acto de legítima defensa contra un ataque sexual.

La Fiscalía que interviene en el caso pidió la prisión preventiva para Brenda Barattini al considerar que “actuó sobre seguro y asegurándose la indefensión de la víctima”, explicó la fiscal de Violencia de Familia, Bettina Croppi. “Le cabe la agravante de alevosía. Ella preparó todo para ese momento. Tenía estricta premeditación. Puso a la víctima en situación de vulnerabilidad, le tapó los ojos impidiendo que pudiera defenderse y obró sobre seguro y para no salir lastimada ella”, agregó.

En la Fiscalía están convencidos de que no se trató de una maniobra de defensa de Barattini en el medio de una violación y, de hecho, archivaron la denuncia por abuso sexual que había presentado la joven nacida en Rada Tilly. Sin embargo, no hay en la causa mención alguna sobre la presunta violencia de la que dice ser víctima en la carta. Las pericias arrojaron que la joven es imputable y continuará detenida a la espera del juicio. 

La carta completa: 

Muchas gracias por brindar su apoyo y entendimiento en ésta difícil situación, en especial a Leonor Silvestri, Gladys Herrera, mi mamá y mi familia, que no dudaron en apoyarme desde el primer momento.

Con ésta carta no quiero justificarme, porque sé que reaccioné de una manera horrible, como nunca tendría que haberlo hecho, me sentía OPRIMIDA, DEVASTADA, vi perjudicada mi carrera, MI VIDA, MI MENTE, MIS AFECTOS…Llegué a un punto que NO DI MAS…y dije BASTA!

Cometí un error, actué en forma violenta, me bloqueé emocionalmente, me olvidé de todos, de mi familia, HASTA DE MÍ MISMA. Lo callé, pensaba que nadie merecía escuchar mis tormentos, y me daba vergüenza a la vez, tenía a mi mamá lejos y no quería generar más dramas de los que uno suele tener. Mis problemas eran míos, no de los demás, quería resolverlos yo sola.

No pedí ayuda a nadie… ni nadie se percató de lo que me pasaba, ni tampoco quería que se molestaran por mí.

Sé que hay mucha gente que quizás me comprenda y otros que no, y está bien. Somos todos distintos, y es muy difícil ponerse en el lugar del otro. No me gustaría que éstos hechos se repitieran, hay que aprender a pedir ayuda y brindarla a quienes lo necesitan para que éstos casos no vuelvan a ocurrir.

Lo que me sorprende es la FALTA DE COMPRENSIÓN, LA MORBOSIDAD Y LA FALTA DE RESPETO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, ARGUMENTANDO COSAS INCIERTAS.

Detrás de mí hay una familia entera que sufre, y detrás de casos similares al mío, SÉ QUE HAY MUCHAS MUJERES QUE CALLAN COMO YO LO HICE.

Tenemos que aprender a no callar la verdad, sólo la verdad nos hará libres. Somos seres humanos, debemos usar la inteligencia para prevenir!, hablar! PARA EVITAR LOS DISTINTOS TIPOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO QUE HAY…Y TRABAJAR JUNTOS! HOMBRES Y MUJERES!

Y que no haya más crímenes por violencia de todo tipo, para poder crecer en sociedad, que es eso lo que nos hace HUMANOS = COMUNICARNOS! Soy una persona que hoy me encuentro privada de mi libertad, pero aún así rescato cosas positivas:

Destacando el apoyo de ustedes, de mucha gente que no me conoce pero se han unido y sé que están! Y les agradezco incondicionalmente de corazón su presencia y QUE SE PUEDA ESCUCHAR MI VOZ.

El apoyo es algo esencial para SOBREVIVIR en éste lugar que no deseo estar. EL APOYO ESTIMULA! MOTIVA! Y ojalá esto sirva de incentivo para que muchas mujeres no callen.

Por último: NO PERDAMOS LA FE Y LA ESPERANZA QUE ES NUESTRA ESENCIA.

Muchísimas gracias a todas las mujeres y hombres que me acompañan desde dónde estén.

ABRAZO INCONDICIONAL Y GRACIAS A TODOS.

Brenda Micaela Barattini (Micky o Michi, como suelen decirme)

0
0
0
s2sdefault