22
Lun, Enero 2018 01:34 PM

Política

La suba inflacionaria que proyecta la Nación para 2018 daría la razón a Ate y UTS

Córdoba fue la primera provincia en cerrar la paritaria estatal para 2018, un acuerdo que fue sellado la semana pasada entre el Sindicato de Empleados Públicos (Sep) y la Unión de Personal Civil de la Nación con el gobierno de Juan Schiaretti. Contempla una suba de 11 por ciento anual y cláusulas gatillo. Tras la rúbrica, la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), la Asociación Trabajadores del Estado (Ate) y el gremio docente (Uepc) salieron a cuestionar al titular del Sep, José Pihen, por haber fijado en solitario y anticipadamente un piso bajo en la pauta salarial del año próximo, al cual consideraron como “insuficiente”. El planteo de los gremios fue ratificado ayer, luego de que el equipo económico del gobierno nacional elevara la meta de inflación del 12 al 15 por ciento para el año entrante (ver página 4).

En ese sentido, Ate (que reúne a trabajadores de los Estados nacional, provincial y municipal) emitió en la víspera un comunicado para reiterar su disconformidad: “Ate tenía razón cuando denunció por insuficiente la pauta salarial para 2018”, inició la nota. “El anuncio que realizó esta mañana (por ayer) el gobierno nacional (…) destrozó las bases del acuerdo salarial de (el gobernador, Juan) Schiaretti con un gremio de ámbito provincial y puso en evidencia que Ate tenía razón al denunciarlo por espurio e insuficiente”, detalló el comunicado.

Con estos términos, el gremio que dirige María Liliana Salerno cuestionó además la rapidez con la que Pihen negoció con la Provincia “mientras los trabajadores resistíamos el ajuste previsional”. En ese marco, se preguntó cuál fue el apuro para firmar una pauta salarial a mediados de diciembre que “históricamente se discute entre enero y febrero”, y tras la cual “el 60 por ciento de los trabajadores provinciales no podrá cubrir la canasta básica familiar”. En consecuencia, Ate exigió que se convoque de manera “urgente” a una mesa de discusión salarial, a la que puedan asistir las organizaciones con representación gremial en la provincia.

Cabe recordar que la paritaria firmada entre el Sep y las autoridades provinciales contempla una suba del seis por ciento desde enero para el primer cuatrimestre, que será revisado en mayo, en caso de que la inflación en ese primer tramo supere ese porcentaje. En este último caso, se activaría una cláusula gatillo. Para el segundo cuatrimestre del año venidero se acordó un aumento del 5 por ciento. El mecanismo prevé también una revisión en septiembre, que activará a su vez una cláusula gatillo si la inflación a agosto se ubica por encima del 11 por ciento acumulado entre las dos subas cuatrimestrales.

Fábrica Militar: los trabajadores siguen en vilo
Cuatro despedidos de la Fábrica Militar de Río Tercero serán reincorporados, confirmó ayer el secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (Ate) en esa localidad, Cristian Colman. El dirigente aseguró que los trabajadores habían sido notificados telefónicamente que estaban despedidos, pero luego recibieron otra comunicación para informarles la vuelta atrás de esa decisión. En ese sentido, Colman enfatizó que continuarán con la lucha por conseguir que sean reincorporados los restantes 25 empleados que quedarían desafectados de la firma en Río Tercero, y por los 31 cesanteados de Villa María. Ante esta situación, en esta jornada los trabajadores realizarán una nueva concentración en la plaza de Río Tercero.

“Estamos muy preocupados. En las últimas horas a cuatro compañeros les avisaron, por teléfono, que eran reincorporados. No sabemos por qué fueron despedidos ni cuál es el criterio para volver a tomarlos. Queremos que vuelvan los 29, hay compañeros despedidos que no faltaron un día y no llegaron nunca tarde y queremos saber qué criterio utilizaron para los despidos, queremos saber por el Director y el responsable de Recursos Humanos porque la conducta de los trabajadores era intachable” dijo el secretario General de Ate. Ante esta situación, que no sólo ocurre en las sedes de Córdoba, el gremio organizó una marcha nacional para el próximo jueves 4 de enero: “Hasta ayer (por el miércoles) eran 550 compañeros despedidos en toda la repartición nacional, esta mañana (por ayer) nos dijeron que hay otros 160 más, así que siguen los despidos, seguiremos haciendo acciones y asambleas permanentes”, dijo Colman.

 

0
0
0
s2sdefault