Ciudad

Un numeroso grupo de padres de niños y jóvenes con autismo, junto a vecinos en general, se movilizó ayer por las calles de Córdoba para pedir que no se use pirotecnia en las fiestas de fin de año.

La pirotecnia genera un desequilibrio en la conducta de la mayoría de personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) debido a su hipersensibilidad auditiva, por lo que sus familiares impulsan la campaña #Pirotecniacero para el evitar su uso que, aseguran, “causa en realidad un daño a toda la población y al ambiente”.

La marcha culminó frente al Patio Olmos. La protesta tuvo como objetivo concientizar sobre las consecuencias que provoca el uso de pirotecnia en personas con autismo y con otras capacidades diferentes, bebés, niños, animales, mascotas, ex combatientes de Malvinas, ancianos y enfermos.

Pese a esta iniciativa, la Municipalidad de Villa Carlos Paz confirmó que recibirá el Año Nuevo con el “tradicional show de fuegos artificiales” en la costanera del río San Antonio, que convocará a vecinos y turistas. Se tratará de un espectáculo de luces que comenzará el 1 de enero a la 1 de la madrugada, al tiempo que tendrá una duración de 12 minutos. 

 

0
0
0
s2sdefault