21
Dom, Enero 2018 03:51 PM

Futbol

Primera División Belgrano encaminó su temporada volviendo al “Gigante”. Está invicto y no recibió goles allí. No extraña el Mario Kempes

Por Federico Jelic (de nuestra Redacción)

Pareció una movida política pero al final terminó dando sus frutos, porque en su casa Belgrano edificó una fortaleza que le permitió recuperarse en puntos y promedios,  después de un semestre que invitaba  al pesimismo absoluto. El Gigante de Alberdi volvió en funciones, remodelado y ampliado para 30.000 almas, y a partir de allí el elenco “Pirata” recuperó autoestima para volver a creer. Hoy, no conoce de derrotas en el “Julio César Villagra” y como para añadirle alguna otra medalla, ostenta en ser el único equipo de la Superliga que no recibió goles siendo anfitrión. Por ahora imbatible.

Belgrano venía de pagar por la vergonzosa muerte de Emanuel Balbo, condenado con cuatro partidos sin público, y por eso se aceleró la mudanza a Alberdi, después de que se demoraran casi seis meses en su habilitación después de una inversión que casi trepó los 180 millones de pesos. Un riesgo y un cambio de timón importante. El hincha volvía  a la cancha de toda la vida y los pálpitos con desesperanza amenazaban más que nunca. Y desde el primer partido marcó su diferencia: triunfo con algo de angustia ante San Martín de San Juan, como para agregarle el condimento épico  que tanto necesita la idiosincrasia del esfuerzo y sacrificio de la mística celeste.

Es cierto que hubo tres empates en cero (Tigre, Talleres, Independiente)  pero las dos últimas victorias, consecutivas ellas frente a Gimnasia La Plata y Huracán, realzan la leyenda que reza que en su domicilio, Belgrano es prácticamente indomable. Hasta el momento su valla está intacta desde que juega en casa y ostenta el invicto con orgullo. Figura en zona de Copa Sudamericana, a un punto de la Libertadores y mucho de eso tuvo que ver la cancha, por sentido de pertenencia e identidad.

Desde las tribunas, a modo de metáfora y en broma también, argumentan que de todas las incorporaciones  que trajo el “Pirata” para la actual temporada, Alberdi es el único y verdadero refuerzo. Nadie extraña el viaje al lejano Mario Kempes, donde las últimas aventuras solo trajeron frustraciones, sin dejar de lado el funesto episodio de Balbo. Por contrapartida, para los hinchas-testigos de cada domingo, la peregrinación al Gigante desde temprano cuando juega Belgrano, tiñendo al barrio de celeste con una marea humana, es la melodía perfecta para oídos y ojos.  Como suelen decir desde la cabecera donde se ubican los “Piratas”, Alberdi “no se compara”, canción más certera imposible. Por más que haga referencia al aguante de su gente, el hecho de ser local en la intersección de La Rioja y Arturo Orgáz es único y especial. Y en base a los resultados,  se trata prácticamente de un refugio irreductible.

4. Goles anotó Belgrano en Alberdi desde el regreso a casa: Epifanio García, Fabricio Brener, Juan Brunetta y Matías Suárez, los privilegiados

0
0
0
s2sdefault