20
Sáb, Enero 2018 03:58 AM

Automovilismo

Juan Manuel Silva junto a Juan Catalán Magni con Ford Falcon triunfaron en los 1.000 kilómetros de Buenos Aires. Inolvidable jornadaJ

Aplausos, no dejen de aplaudir. En una labor encomiable Juan Manuel Silva junto a Juan Tomás Catalan Magni, ante una multitud estimada en 60.000 personas, se adjudicaron los 1000 kilómetros de Buenos Aires de Turismo Carretera, en el cumpleaños 80 de la categoría.

Como se especulaba antes de la carrera, esta vez la estrategia jugó un papel fundamental y el “Pato” sabe como buen “Pato” administrar el auto. Lo trató con tanto cuidado que no cometió errores, y su compañero de equipo Catalan Magni Junior no desentonó para nada. Fueron la conjunción perfecta de hombres y máquinas para conseguir este logro que quedará grabada en la retina de todos los amantes del automovilismo. “Se lo dedico a mi viejo y a Guido Falaschi (muerto en el lamentable accidente de Balcarce) que están en el cielo”, fueron las emocionantes declaraciones de un Silva que se dio el gusto de ganar la carrera número mil escenificada en Paraná en el 2003 y, ahora, estos 1.000 kilómetros de Buenos Aires. Un combo ideal para este piloto que también recordó en sus palabras a su rival y amigo, Guillermo Ortelli, con quien vienen teniendo “duelos épicos” desde que eran adolescentes en la Fórmula Renault.

 

Guillermo Ortelli fue segundo con Chevy demostrando su vigencia y, sin duda, estaba para ganar si no fuera porque su compañero de equipo, Diego Mártinez cometió un error garrafal al realizar un trompo y no tener ritmo de punta. Pese a la elección equivocada, el “Guille” se las compuso para remontar hasta un meritorio lugar detrás del ganador.

Tercero fue “Manu” Urcera junto a Mariano Altuna con otro Chevrolet. El neuquino cumplió un gran trabajo y se llevo puntos importantes para sus aspiraciones a ser parte de la Copa de Oro “Rio Uruguay Seguros” (los doce pilotos que lucharán por el título).

Fueron cinco horas y casi treinta y un minutos de carrera. Sin duda para empalagarse de TC, una verdadera sobredosis de automovilismo, donde los pilotos pusieron en evidencia que deben ser, necesariamente, atletas ya que la condición física jugó un rol fundamental. Cuarto fue Facundo Arusso junto a Tomás Urretavizcaya y luego se ubicaron Gini, Ebarlín, Okulovich, Angelini, Castellano, Bonelli, Trucco (que se quedó a pocos metros del final) y Mariano Werner (a quien le aconteció lo mismo), pese a que ambos pilotos puntearon en gran parte de la carrera.

Era de esperar que quien mejor administraba el consumo de combustible, el desgaste de los frenos, la caja y, por sobre todo, los neumáticos (hubo muchos reventones) podía acceder al podio, y así fue. Silva, un chaqueño que a fuerza de sacrificio (vendía en Resistencia rifas para correr en sus inicios) se coronó en los 1.000 kilómetros de Buenos Aires.

 

La próxima cita del Turismo Carretera será el 25, 26 y 27 del mes en curso en Termas de Río Hondo. Otra competencia que promete poner mucho “ruido” a la ciudad spa.

0
0
0
s2sdefault