23
Mar, Enero 2018 04:51 AM

Polideportivo

Entrevista a Pablo Giesenow, atleta cordobés que se prepara para competir en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 

Por Daniela Doering (de nuestra redacción)

Luego de sufrir un accidente de tránsito y perder las dos piernas, Pablo apostó al deporte como forma de salvar su vida. Hoy, a dos años del episodio, practica natación, ciclismo y atletismo gracias a las prótesis especialmente diseñadas para él. Además, y lejos de darse por vencido, Pablo entrena diariamente para lograr su sueño: Competir con éxito en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Hoy Día Córdoba: ¿Hace cuánto practicás atletismo?

Pablo Giesenow: El atletismo no formaba parte de mi vida antes del accidente, me gustaba verlo, me causaba admiración, pero no lo practicaba. Sólo jugaba al fútbol de manera amateur en un torneo con mi equipo, Los Renegados, de quién ahora soy su director técnico.

HDC: ¿Qué te motivó a comenzar esta disciplina?

P.G: Luego del accidente automovilístico, que me amputó ambas piernas por debajo de mis rodillas, no pude seguir practicando fútbol. Mi amor y mi pasión por los deportes, me fue llevando hacia el ciclismo, la natación, y soñaba con volver a correr. De repente, aparece en mi vida Gustavo Díaz, dueño de GD ortopedia, quien luego de viajar a los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, volvió con un proyecto y un sueño que hoy compartimos, el de equipar y entrenar a un deportista cordobés, con miras a Tokio 2020 y promocionar el deporte en amputados en general. Armó un equipo técnico y multidisciplinario integrado por kinesiólogos Octavio Elbaum, Micaela Garello, Joaquín Botto, y la profesora de educación física Abi Grazzino. Además, también cuento con el apoyo de la firma alemana Ottobock, que también me apoya en mi carrera.

HDC: ¿En qué consisten los entrenamientos?

P.G: Me entreno luego de mi jornada laboral habitual, soy abogado en mi estudio jurídico y en el Tribunal de Cuentas provincial. Los días lunes, miércoles y viernes, trabajo en el gimnasio de la ortopedia, realizo trabajos funcionales y aprovechamos para revisar algunas cuestiones técnicas y de las prótesis. Martes, jueves y sábados, practico de manera particular en el gimnasio de mi amigo Diego Castillo, que también me da una mano grande.

HDC: ¿Cómo se dio la oportunidad de estar en Tokio?

P.G: Y… (piensa), la oportunidad va a estar, en la medida en que mis entrenamientos den frutos. También es necesario el apoyo de la Agencia Córdoba Deportes y que los resultados en las etapas clasificatorias sean los que esperamos. Según entiendo, no hay otro doble amputado en el país que corra en competencias. 

Pablo es un ejemplo de que cuando se quiere se puede y nos demuestra que a pesar de las dificultades, nunca se deben abandonar nuestros sueños, además de saber reenfocarse y aprovechar las oportunidades. 

HDC: ¿Cómo te estás preparando para los Paralímpicos específicamente?

P.G: Me preparo con mucha fuerza de voluntad, con pasión, entreno de la manera en que te conté antes, me cuido en las comidas, no tomo alcohol, hago clases de spinning cuando me dan los tiempos, además estoy organizando mis tiempos para empezar a nadar con algún “profe”, también en mi barrio.

HDC: ¿Ganaste algún premio practicando esta disciplina? 

P.G: Por ahora no, pero mis mayores premios son el cariño que recibí permanentemente, solo por estar mejor cada día, es increíble y emocionante las buenas repercusiones en mi Facebook e Instagram donde cada vez que puedo comparto algún progreso de mi entrenamiento o en mi vida personal. Prometo hacer todo para que las medallas deportivas empiecen a llegar.

HDC: ¿Qué les dirías a aquellos que por tener alguna dificultad no se animan a realizar deporte? 

P.G: Simplemente que se animen a soñar, que es posible. Generalmente los límites son más mentales que físicos. Se deben plantear objetivos, sueños, nuevos desafíos, pequeños o grandes e ir tras ellos con pasión y amor por lo que hagan. 

 

 

0
0
0
s2sdefault