20
Vie, Abril 2018 03:01 PM

Basquet

Opinión Emanuel Ginóbili, a sus 40 años de edad, sigue haciendo historia en la liga más competitiva de básquetbol. Un emblema

Por Nicolás Varela (de nuestra Redacción)

¿Spurs, ese tipo tiene 40?, esbozaba un tweet de Portland, equipo de la NBA que venció a San Antonio en la noche mágica de Emanuel Ginóbili el domingo pasado. Como en 2002, cuando llegó al club texano siendo un joven de 24 años, Ginóbili llegada su cuarentena de edad, sigue dando cátedra en la liga de básquetbol más competitiva del mundo. 

En el último juego ante Portland, “Manu” se despachó con 26 anotaciones, lo que lo catapultó como el primer jugador de más de cuarenta años en superar ese registro después de que lo hicieran Michael Jordan y Kareem Abdul-Jabbar, dos instituciones del deporte. Y además, logró su segundo partido consecutivo con más de 20 puntos.  

Si de récords hablamos, el bahiense se lleva todos los laureles. Junto con Bill Bradley, es el único basquetbolista que consiguió ganar una Euroliga, un campeonato de NBA y la obtención de una medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Asimismo, integró con Tim Duncan y Tony Parker, el trío que más encuentros disputó en la liga estadounidense y es el único argentino en llegar a los 1000 partidos en la NBA. Todos los galardones sin tener en cuenta los logros en el seleccionado.

Lo más excéntrico del escolta, es que todas sus marcas se dieron jugando desde el banco, lo cual lo lleva a considerarlo como uno de los mejores suplentes de la historia (el famoso “sexto hombre”).

“Manu no es normal. Es una cosa distinta. Lo que sea que está bebiendo, quiero probarlo. Lo digo en serio. Tiene que haber una fuente de juventud en algún lugar y él se está aprovechando”, expresó, casi que con el babero puesto, Gregg Popovich su DT en los Spurs. Y como para condecorar su año, “Manu” tiene serias chances de jugar el próximo Juego de las Estrellas, a disputarse el 18 de febrero en la ciudad de Los Ángeles. 

Los datos sobresalientes, el presente del basquetbolista y su humildad afuera de la cancha, constatan que el “narigón” nació, reside o tiene familiares en otro planeta. Todo un extraterrestre. Un jugador que siempre se va a poner por detrás de sus compañeros y que en palabras del reconocido periodista Álvaro Martín: “Ama su privacidad y se muestra visiblemente incómodo en situaciones donde es la figura o foco de atención”. 

Respetado e idolatrado por cualquier cantidad de personalidades en el mundo que se llenan la boca con elogios para el “cuarentón”. Cuando este sueño llegue a su fin, Ginóbili estará, sin duda alguna, entre los mejores o sino el mejor deportista de la historia nacional.   

¿Cuánto pagarías por verlo? Brad Pitt, el actor estrella de Hollywood desembolsó una suma de 770.000 pesos en una subasta para presenciar un partido de San Antonio Spurs y además tener la posibilidad de conocer a Manu Ginóbili.

@varelanico

 

 

0
0
0
s2sdefault