Los costos del ajuste fiscal

#21AñosHDC

Panorama provincial

Ernesto Kaplan
@ernestkaplan

La carrera con obstáculos que supone llevar adelante una gestión en medio de la mayor crisis económica de los últimos 17 años no logró frenar los posicionamientos en nuestra provincia con miras a la renovación de autoridades de 2019. Por razones estratégicas de supervivencia financiera, y para marcar diferencias con el kirchnerismo, el gobernador Juan Schiaretti se encargó este año de sostener en el tiempo un acuerdo institucional con el presidente Mauricio Macri, que incomodó a propios y extraños. La apuesta a la continuidad de un peronismo definido como republicano, racional y dialoguista, que garantice la gobernabilidad del país, es la bandera desde donde el titular del Centro Cívico se plantó para intentar crecer en la consideración del electorado nacional con el principal objetivo de fortalecer el frente interno y buscar, en pocos meses más, acceder a un tercer mandato no consecutivo en Córdoba.

Con ese fin, Schiaretti puso en marcha el mes pasado un nuevo pacto fiscal que apuntó a brindar fondos frescos a los municipios y comunas afectados por la tormenta que sacude a la Argentina, como consecuencia de los desaciertos en el plan económico orquestado por la Casa Rosada. El denominado Acuerdo Federal Provincia-Municipios por el Diálogo y la Convivencia Social tuvo un amplio apoyo en todo el territorio provincial, frente a la urgente necesidad de los gobiernos locales de contar con partidas para contener la creciente demanda social, prestar servicios, y asegurar la obra pública. La medida partió de la siguiente premisa: ofrecer ayuda a los jefes municipales golpeados por la caída en la recaudación de impuestos.

Esa sed de “caja” se tradujo en que la adhesión al mencionado entendimiento alcanzara tanto a los intendentes de Unión por Córdoba (UpC) como a numerosos opositores alineados con la UCR, el PRO y el Vecinalismo. La movida también le posibilitó al Gobernador cercar al jefe municipal capitalino, Ramón Mestre,en su estrategia tendiente a sumar aliados en el reclamo por los recursos coparticipables. Aquel traspié no modificó la táctica central del radical, que insiste en denunciar que la distribución se lleva adelante de manera “discrecional”. Esa línea argumental le permite mostrarse como el principal contendiente de UpC en la batalla por la sucesión en el Panal. La reciente designación de Mestre como presidente del Comité Provincia de la UCR (ya era titular del Foro de Intendentes Radicales) consolidó su figura dentro del centenario partido. Dicha novedad fue además un mensaje directo hacia el corazón de Cambiemos, donde hay otros anotados a la gobernación: los diputados nacionales Mario Negri y Héctor Baldassi. Al mismo tiempo, pudo interpretarse como una herramienta válida para construir poder en el interior cordobés.

Pases de facturas

Sin resultados positivos en materia de empleo, inflación y pobreza, el gobierno nacional se muestra decidido a acelerar el megaajuste fiscal exigido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en el Presupuesto 2019 contempla una poda de 300.000 millones de pesos. Esta situación llevó al gobierno de Córdoba a una encrucijada, debido a que se vio forzado a negociar los alcances que tendrá el recorte en esta jurisdicción. Al momento de escribir esta nota, en el “menú de opciones” que se barajaban a fines de agosto, figuraba la posibilidad de restarles a las provincias cinco puntos de los ingresos de coparticipación por el IVA; congelar el incentivo docente; y hasta eliminar los subsidios al transporte. Cualquier variable que se adopte terminará golpeando de lleno en el bolsillo de los ciudadanos cordobeses. Por eso es que en los últimos meses, Schiaretti se encargó de remarcar en numerosas oportunidades que la determinación de acudir al salvavidas de plomo que es el Fondo, y las consecuencias que ese acuerdo traerá para la economía doméstica, es responsabilidad “exclusiva” del gobierno de Macri.

Al parecer, el mandamás cordobés no quiere volver a pagar el costo político de tener que avalar una medida contraria a los intereses de la población, como ya ocurrió cuando acompañóen diciembre de 2017 la reforma previsional, sin recibir nada a cambio. Con la mira en la tijera nacional que se terminará de afilar en el Congreso, el principal referente de la Liga de Gobernadores puso la lupa en provincia de Buenos Aires y Capital Federal, los distritos más beneficiados por los subsidios durante el kirchnerismo, situación que el macrismo no modificó del todo. Las propuestas de Schiaretti para dejar atrás el centralismo en servicios e infraestructura representan un gran dilema para el Presidente porque apuntan a quitarles recursos a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, los dos mandatarios más importantes que posee Cambiemos después del jefe del Estado. Desde el punto de vista del titular del Panal, el confirmado traspaso de las empresas de energía eléctrica Edenor y Edesur a la órbita bonaerense, es insuficiente. Entonces, cabe preguntarse si Macri estará dispuesto a hacer más concesiones.

Mientras todas estas cuestiones continúan en pleno debate, la inflación hace estragos en la economía. Para tomar real dimensión acerca de este alarmante indicador de la crisis, lo más conveniente es traducirlo en cifras concretas. Por caso, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Córdoba creció en julio un 3,52% y, de ese modo, superó por casi medio punto porcentual el nivel general publicado por el Indec en el ámbito nacional. El dato local de julio fue el más elevado de 2018 y el más alto en 25 meses. Desde mayo de 2016, mes en el cual el IPC cordobés marcó un 4,64%, que no se registraba una inflación de semejante magnitud. En lo que va del año, el alza de precios en este distrito también superó a la nacional, con un 19,87% para el período enero-julio. En esos mismos siete meses, la nafta súper acumuló hasta el 22 de agosto último un incremento del 32,4%, 12,5 puntos porcentuales más que lo que subió el IPC local.

La combinación fatal entre la disparada del dólar y de los combustibles golpea con fuerza y de manera directa a la canasta básica de los hogares, ya que acelera los costos de la movilidad en vehículos particulares, o a través de los sistemas de transporte. Pero también afecta al IPC por el traslado del ajuste a los bienes y servicios. Frente a esta ecuación explosiva, los ingresos de los trabajadores y jubilados pierden poder adquisitivo, lo que concluye en una desaceleración del consumo.

Ante este panorama, los planes proselitistas en Córdoba se desinflan y las gestiones de los gobiernos locales suman señales de preocupación, con más recortes en el envío de fondos coparticipables que, inevitablemente, se traducen en un efecto goteo que repercute negativamente en la obra pública y en la prestación de servicios.

20 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar