20
Lun, Noviembre 2017 10:12 AM

Magazine

Color local, por Lucas Gatica (Especial para HDC)

Entrevista con el escritor Marcelo Casarin, a cargo del prólogo de "Mi música es para esta gente", el libro de Daniel Moyano que la editorial cordobesa Caballo Negro relanzó este año

Hace unos días se cumplió el 25 aniversario de la muerte de Atahualpa Yupanqui. A ese acontecimiento se le suma, el primer día de julio, la conmemoración de los 25 años de la muerte de Daniel Moyano. Ambos son dos referentes de nuestra cultura que con sus partidas han dejado un vacío en sus disciplinas.
Daniel Moyano fue un escritor galardonado que nació en Buenos Aires, pasó su infancia y parte de su adolescencia en la ciudad de Córdoba y luego se mudó a La Rioja donde vivió 17 años. Con el golpe cívico militar de 1976 se exilió. Murió el 1°de julio en Madrid. Además de escribir fue músico y periodista.  
Trabajó de albañil y plomero, se casó en secreto con su novia. El día posterior al 25 de marzo de 1976 fue detenido por los militares, luego fue liberado y se radicó en España. Nunca más volvió.
Roberto Bolaño dijo de él que ofrecía “al lector textos compactos, inteligentes, que propiciaban la complicidad y la alegría”, y Abelardo Castillo dijo que Moyano “deberá ser considerado como uno de los mayores cuentistas argentinos”.
Por ello la editorial cordobesa Caballo Negro Editora relanzó sus cuentos completos bajo el título de “Mi música es para esta gente”, en referencia a otro libro de relatos con el mismo nombre.
HOY DÍA CÓRDOBA (HDC) conversó con Marcelo Casarin (MC), escritor, profesor e investigador del Centro de Estudios Avanzados (CEA) de la Universidad Nacional de Córdoba. Casarin, además de ser un estudioso de Moyano, está a cargo del prólogo del libro y aquí nos ayuda a entender un poco el universo del escritor.

HDC: Ya has escrito sobre Daniel Moyano y su literatura, por ejemplo, con “Daniel Moyano, una poética en la ficción” (2002). ¿Qué sensaciones te deja escribir este prólogo de su último libro, reencontrarte con sus cuentos?
MC: El libro que mencionas fue el resultado de la reescritura de mi tesis doctoral. Un trabajo de varios años. Luego, de manera más o menos asidua, he vuelto sobre su obra: para decir algo o para facilitar la edición de alguno de sus libros, por épocas inhallables.  

HDC: ¿Qué tan necesario te parece este libro que recupera sus cuentos y qué lugar crees que ocupa Moyano en la literatura argentina?
M.C.: La publicación de los cuentos completos es un acontecimiento para la literatura en nuestra lengua. Moyano es uno de los escritores argentinos más valiosos del siglo veinte. 

HDC: ¿Cuánto del universo cordobés o del cordobesismo se cuela en estos cuentos?
M.C.:El cordobesismo es un eslogan publicitario vacío, sin consistencia cultural ni política. En cambio, si la pregunta es si Córdoba está en las ficciones de Moyano, la respuesta es compleja. “No sé cuánto son capaces lo escritores de pintar sus aldeas; tampoco sé si eso tiene alguna importancia. Hay rumores de Córdoba en algunos cuentos de Artistas de variedades, el primer libro, de 1960; y también en algunos del libro póstumo Un silencio de corchea, donde incluso el Che Guevara niño de Alta Gracia es compañero de aventuras del Moyano niño que pasó un tiempo en esa ciudad. Por lo demás, está también La Rioja, Argentina, Madrid, Oviedo… los lugares en los que vivió Moyano, quien, sin embargo, construyó toda una poética del destierro y el desarraigo.

HDC: Los militares lo secuestraron un día después del golpe del 76. En sus cuentos, ¿lo político y sus preocupaciones sociales se hallan nítidos?
M.C.:De manera controversial, densa. “No soy un escritor realista”, repetía. En todo caso, como tantos grandes escritores, Moyano era muy sensible a los acontecimientos sociales y políticos en los que estaba implicado; y tenía, se puede decir, un oído absoluto. Y también que era un escritor experimental, siempre incómodo con los géneros, con las fórmulas, con la lengua, siempre buscando hacerle decir lo inefable.

HDC: ¿En qué autores contemporáneos argentinos se puede rastrear la pista de Moyano?
M.C.:No tengo perspectiva para afirmar algo en este sentido. Creo, en todo caso, que en Argentina apenas podría hablarse de un par de narradores que han hecho escuela (mejor dicho: que han engendrado imitadores). Me refiero a Borges y a Cortázar, de estilos tan pregnantes. Más cerca, entre los contemporáneos de Moyano, quizá Piglia y Saer. Pero para esto es necesario un aparato publicitario formidable: suplementos culturales, revistas, editoriales y academia, machacando con unos pocos nombres que serán citados y recitados. Moyano no tuvo esa suerte. Y no la buscó.

Este libro editado por Caballo Negro reúne los cuentos completos de Daniel Moyano. No es una reedición del libro publicado por primera vez en 1970 por Monte Ávila. Llevan el mismo nombre, “Mi música es para esta gente”, pero aquí y con buen criterio, la editorial bautizó así a los cuentos completos. “Un nombre muy adecuado para reunir sus narraciones breves”, finaliza Casarin. Los cuentos “El rescate”, “María Violín” y “Un sudaca en la Corte” son inmejorables.

0
0
0
s2sdefault