Lula renunció y consagró a Haddad como postulante del PT

El ex presidente, favorito en las encuestas, abandonó finalmente la campaña electoral

BRASILIA.- El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva desistió ayer de disputar las elecciones nacionales del 7 de octubre próximo como candidato presidencial, luego de un interminable laberinto judicial que había puesto a su fuerza, el Partido de los Trabajadores (PT), en un dilema fatal: el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le había dado tiempo hasta ayer para definir a un reemplazante del ex mandatario, o se quedaría afuera de los comicios.
Después de pasar la mañana con Lula, el propio Haddad fue a un hotel de la capital del estado de Paraná donde el organismo ejecutivo del PT estaba reunido y leyó una carta del ex presidente que confirmaba su candidatura: “Nosotros ya somos millones de Lulas y, de hoy en adelante, Fernando Haddad será Lula para millones de brasileños”, aseguró allí el ex mandatario, quien en el mismo texto pidió que sus seguidores apoyen ahora a su ex ministro de Educación y ex alcalde de Sao Paulo.
La decisión se anunció al límite del vencimiento del plazo dado por el TSE para que el PT inscriba a un nuevo candidato presidencial, tras la decisión de inhabilitar al ex presidente. El recurso presentado el lunes ante el Tribunal Supremo Federal (TSF) para pedir una extensión de ese plazo y esperar un fallo de la Corte Suprema de Justicia respecto a la candidatura de Lula, no había sido contestado por la mañana, lo que ponía al partido al borde de la exclusión de los comicios del 7 de octubre.
El propio Lula aseguró en su carta que nunca hubiera desistido de su intención de disputar la Presidencia de la República si los tribunales brasileños no le hubieran privado de sus “derechos políticos”, rechazando incluso un fallo del Comité de Derechos Humanos de la ONU que pidió al Ejecutivo y al Judicial su habilitación como postulante. “Por acción, omisión y aplazamiento, la Justicia brasileña privó al país de un proceso electoral con la presencia de todas las fuerzas políticas. Negaron el derecho del pueblo de votar libremente (...). Me censuraron como en la época de la dictadura militar”, escribió Lula, quien también pidió “de corazón, a todos los que votarían por mí, que voten por el compañero Fernando Haddad para presidente de la República”.
Lula presentó incluso a Haddad, en su condición de ex ministro de Educación, como el responsable de una de las más importantes transformaciones de Brasil con la apertura de universidades para 4 millones de estudiantes: “Sé que un día la verdadera Justicia será hecha y será reconocida mi inocencia. Ese día le estaré ayudando a Haddad en el Gobierno de la esperanza”, finalizó.
Lula encabezaba todas las encuestas de intención de voto con cerca del 40% de los respaldos, mientras que Haddad es quinto en los últimos sondeos, aunque su performance subió cinco puntos desde agosto hasta el 9%. Sin Lula en la escena, las encuestas ubican al ultraderechista Jair Bolsonaro (24%) como favorito, hospitalizado después de ser apuñalado la semana pasada durante un mitin, seguido por el laborista Ciro Gomes (13%) y la ecologista Marina Silva (11%). La apuesta del PT es transferir los votos de Lula a Haddad en los pocos días que quedan de campaña.

20 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar