21
Dom, Enero 2018 03:52 PM

Política

Con una nueva victoria del nacionalismo, el frente independentista consiguió la mayoría absoluta que le permitiría elegir al próximo presidente de la Generalidad

BARCELONA.- Las elecciones convocadas por el presidente de España, Mariano Rajoy, en el marco de la intervención de Cataluña, se llevaron a cabo ayer en un clima de tranquilidad. El escenario durante toda la jornada fue muy diferente al que se vivió durante el pasado 1-O, cuando los episodios de violencia marcaron la votación del referéndum al que llamó a participar el presidente destituido de la región autonómica, Carles Puigdemont.

El ex mandatario fue uno de los principales ganadores de los comicios. Pese a que los sondeos lo ubicaban como la segunda fuerza independentista, Juntos por Cataluña (JxC), la alianza de Puigdemont, superó a la Izquierda Republica de Cataluña (ERC, por sus siglas en catalán), del ex vicepresidente, Oriol Junqueras. Con el 99 por ciento de las mesas escrutadas, JxC consiguió el 21,66 por ciento de los votos, y la ERC, 21,39 por ciento. Muy por detrás se ubicó la Candidatura de Unidad Popular (Cup), con 4,45 por ciento de los votos. De esta manera, el hipotético bloque independentista, en caso de formarse, conseguiría nuevamente, la mayoría absoluta. Esto significa que podría contar con los votos necesarios en el Parlamento de Cataluña para investir al próximo presidente. 

Pese a la victoria del independentismo, al menos en materia de escaños a nivel de bloque, fue el partido de Inés Arrimadas el que más votos consiguió. Ciudadanos (CS) logró 25,4 por ciento de los votos. Por detrás de CS, y por fuera del bloque independentista, se ubicó el Partido Socialista de Cataluña (PSC) de Miquel Iceta, quien cosechó 13,9 por ciento. Los “comunes” de Xavier Domèmech lograron un 7,5 por ciento, y el Partido Popular de Cataluña (PPC), con Xavier Albiol a la cabeza, un 4,2 por ciento. De todas maneras, el verdadero perdedor de las elecciones fue Rajoy. El resultado de las elecciones catalanas, sacudieron el mapa político español, y golpearon con fuerza a los conservadores, que se descalabran a costa de CS. Rajoy sufrió una derrota que no será fácil de gestionar.

0
0
0
s2sdefault