20
Lun, Noviembre 2017 10:21 AM

Sociedad

El sismo de 7,3 en la escala de Richter sacudió la frontera con Irak el domingo pasado

El terremoto de 7,3 en la escala de Richter que sacudió el domingo pasado la montañosa frontera entre Irán e Irak produjo, al cierre de esta edición, más de 400 muertos, y 7.000 heridos, la gran mayoría del lado iraní. Edificios convertidos en escombros, vehículos aplastados, campamentos improvisados para los damnificados y comercios y escuelas cerrados eran el desolador paisaje de varias poblaciones de la provincia occidental de Kermanshah, fronteriza con Irak, informó la agencia de noticias Efe.

Cabe destacar que los terremotos registrados en las últimas 24 horas en El Salvador, Costa Rica, Japón y el de Irak, “son eventos independientes y no están vinculados a cambios climáticos”, aseguraron especialistas. “Los sismos están desconectados y en regiones que no participan de los mismos contactos de placas”, explicó Irene Pérez, geóloga del Departamento de Investigación del Instituto Nacional de Prevención Sísmica, en San Juan.

El epicentro del sismo se produjo a las 21.18 hora local del domingo (15.18 en Argentina) cerca de la ciudad iraquí de Halabya, en la región del Kurdistán, fronteriza con Irán, a una profundidad de 33 kilómetros. Las poblaciones más afectadas en Irán son Sarpul Zahab, donde se estima que la mitad de los edificios se derrumbaron, Ghasr Shirin y Azgale. Las numerosas réplicas, algunas de 4,5 grados, se hicieron sentir en varias provincias del país, incluida la capital Teherán, así como en Turquía, Kuwait y El Líbano.

El presidente iraní, Hasan Rohani, se refirió ayer al terremoto “en gran parte de las provincias occidentales del país, especialmente en la provincia de Kermanshah, que es la tierra de los héroes” y remarcó el “gran dolor y tristeza” que causan al pueblo de su país.

Según la agencia estatal de noticias iraní Irna, el mandatario aseguró que “desde el comienzo de este doloroso desastre” su gobierno movilizó “todas las instalaciones y recursos del país en instituciones públicas y militares y ONG” para asistir a las víctimas.
Irán tiene frecuente actividad sísmica por una falla que atraviesa todo el oeste del país y se extiende por el noreste de Irak y el sureste de Turquía. El terremoto más grave hasta la fecha sucedió en junio de 1990, cuando perdieron la vida 37.000 personas en varios pueblos del norte del país. Otro sismo en diciembre de 2003, en la provincia de Kerman, dejó 31.000 víctimas fatales.

0
0
0
s2sdefault