20
Sáb, Enero 2018 03:56 AM

Política

Los principales candidatos a la Generalitat cerraron ayer una inédita campaña electoral 

BARCELONA.- La campaña previa a las elecciones regionales de Cataluña cerró ayer en una atmósfera atípica y tensa. Los principales candidatos manifestaron sus intenciones de cara a los comicios, que se celebrarán mañana, en diferentes puntos de la región autonómica. El único que debió dirigirse a sus simpatizantes, a través de una pantalla, fue el presidente destituido y candidato de la alianza Juntos por Cataluña, Carles Puigdemont, quien se encuentra en Bélgica desde que las consecuencias del proceso independentista lo puso contra las cuerdas. El ex mandatario protagonizó una videoconferencia desde Bruselas que fue retrasmitida en diferentes puntos del territorio catalán. Con este método, Puigdemont pidió el “voto útil” de los catalanes, con la intención de “evitar un precedente muy peligroso para los próximos años”. El destituido presidente reiteró la premisa que mantuvo durante toda la campaña: el 21-D es una disyuntiva entre “la democracia o la imposición”. 

Otro elemento distintivo en el cierre de campaña, fue el acto electoral que montó una sección de los secesionistas en las puertas de la cárcel madrileña Estremera, donde se encuentra su líder, y principal referente de la Izquierda Republicana de Cataluña, Oriol Junqueras. El día para los simpatizantes de Junqueras cerró horas más tarde, en la localidad catalana Sant Vicenç dels Horts (donde Puigdemont fue alcalde). Allí, la número dos de la ERC, Marta Rovira, trasmitió una idea de firmeza y serenidad. “Junqueras nos ha pedido que ganemos las elecciones y construyamos la república desde la pluralidad y la diversidad”, afirmó Rovira. 

El ex vicepresidente catalán lidera el frente independentista y se diputa la victoria con la candidata del partido “unionista” Ciudadanos, Inés Arrimadas, según coinciden los sondeos. En las últimas horas, Arrimadas pidió el apoyo de los indecisos, cuyo voto puede ser determinante mañana. “Somos la única fuerza constitucionalista con opciones de victoria, las opciones de ganar al independentismo son reales pero pueden depender de muy pocos votos”, señaló Arrimadas. Ciudadanos cerró en Nou Barris, zona donde supo cimentar su inesperada subida en las elecciones de 2015. Finalmente, el Partido de los Socialista de Cataluña (PSC), cuarta fuerza de cara a las elecciones, cerró su campaña en Cornellà, ciudad donde supo desempeñarse en política su candidato, Miquel Iceta. En su discurso, pidió explícitamente el apoyo de Ciudadanos, del Partido Popular (PP) y de Cataluña en Común Podemos (CCP) para convertirse en el presidente de un Govern en solitario, que permita superar la actual “situación de bloqueo”.

0
0
0
s2sdefault