Política

La oposición asegura que el presidente peruano "canejó" el indulto por los votos para no ser destituido

LIMA.- El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, indultó el domingo pasado al ex mandatario, Alberto Fujimori, tres días después de que una facción del fujimorismo evitara su destitución en el Congreso, en una decisión que agrietó a su partido, provocó protestas y fue definida como un “pacto infame” y una “vil traición a la patria” por la oposición. Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por matanzas y secuestros durante su mandato (1990-2000), y su indulto abrió un escenario impredecible en la política peruana. La sospecha está sobre la mesa: Kuczynski es acusado de canjear su permanencia en el poder por el perdón de Fujimori. 

El “indulto humanitario” por razones médicas, que los antifujimoristas tildan de falsas, exime al ex presidente de seguir en prisión otros 15 años por la muerte de 25 personas en dos matanzas del grupo militar encubierto Colina y por otro hecho donde murieron otras seis personas. Los familiares de las víctimas de esos crímenes anunciaron que recurrirán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) para que anule el indulto, al que consideran como un acto de impunidad. Lo anunció ayer el abogado defensor de los familiares de las víctimas, Carlos Rivera. A su vez, los antifujimoristas cuestionan la celeridad de la decisión oficial, dispuesta tres días después de que 10 congresistas fujimoristas rebeldes con su partido, liderados por Kenji Fujimori, hijo menor del ex mandatario, facilitaran la continuidad de Kuczynski en el poder. Su ausencia en el recinto al momento de la crucial votación parlamentaria, fue determinante. 

La decisión de Kuczynski generó el rechazo de diversos sectores, incluido el oficialismo, donde anunciaron su renuncia los congresistas Vicente Zeballos y Alberto de Belaunde. En la oposición, el congresista de Acción Popular Víctor García Belaúnde tildó de “pacto infame” el indulto y la líder del bloque de izquierda Nuevo Perú, Verónika Mendoza, lo calificó de “vil traición a la patria”, y tildó a Kuczynski de “vendepatria”. 

0
0
0
s2sdefault