Policiales

Un hombre entró ayer a los tiros a la empresa de la que había sido despedido en abril pasado, en la ciudad estadounidense de Orlando, mató a cinco de sus excompañeros y luego se suicidó

El alguacil del condado de Orange, Jerry Demings, destacó que "siete personas que estaban en el mismo edificio sobrevivieron al ataque". El autor de los disparos, un antiguo empleado de la firma Gerber, especializada en trabajos de carrocería y reparación de automóviles, se quitó la vida y, según el alguacil, "no hay indicio alguno de que perteneciera a alguna organización terrorista". Demings precisó además que una de las personas a las que disparó "fue hallada todavía con vida y llevada por vía aérea a un hospital", pero "murió poco tiempo después". Asimismo, el alguacil detalló que sólo una de las víctimas fatales era mujer.

El ataque ocurrió cerca de la sede de la universidad privada Full Sail University, por lo que toda el área fue aislada, a pesar de que la Policía afirmó que la situación estaba "contenida y estable". El alguacil informó que cuando la Policía llegó encontró "a la mayoría de las personas que habían recibido impactos de bala ya muertas" y que "junto al atacante estaba el arma de fuego con la que cometió los disparos y una navaja, aunque no consta que la haya usado en contra de las víctimas". En tanto, la ciudad de Orlando se prepara para recordar el próximo lunes a las 49 personas que murieron el 12 de junio de 2016 en la discoteca gay Pulse a manos Omar Mateen, un guardia de seguridad de origen afgano que dijo ser seguidor del Estado Islámico, en la mayor matanza por arma de fuego en la historia reciente de Estados Unidos.

En otro orden, un hombre que intentaba ahogar a sus mellizos de tres meses en el sureste de Oklahoma murió baleado por un vecino, según las autoridades. Lelan Foster, de 27 años y procedente de Poteau, murió tras ser baleado después de que un niño de 12 años huyera de la casa para pedir ayuda al vecino, según indicó a la prensa Lisa Bratcher, vocera de la localidad de Ada. El vecino dijo a la Policía que había ido a la casa portando un arma corta y que disparó dos veces a Foster tras verle sujetando al niño y a la niña bajo el agua en una bañera, mientras amenazaba a la madre de los pequeños con un cuchillo, indicó Brachter. Los niños fueron trasladados a un hospital y se encontraban estables.

0
0
0
s2sdefault