24
Mié, Enero 2018 06:28 AM

Policiales

BAGDAD.- Unas 165 personas murieron ayer y más de 160 resultaron heridas en dos atentados en Bagdad y el más sangriento, reivindicado por el Estado Islámico (EI), tuvo como objetivo un centro comercial, justo cuando cientos de familias salían a la calle a la madrugada tras romper el ayuno diario de Ramadán, el mes sagrado del islam. 

 

El atentado golpeó la zona comercial de Al Karrada poco después de la medianoche, especialmente la heladería más popular y antigua de la capital iraquí, uno de los puntos más concurridos durante las madrugadas del mes festivo. Según fuentes policiales, un camión frigorífico lleno de explosivos se estacionó frente a la heladería y estalló arrasando la zona por completo. Pocas horas después, un segundo coche bomba explotó en un segundo mercado popular en el noreste de Bagdad, otra zona de mayoría chiíta, una de las tres comunidades étnicas o religiosas que componen el país. Allí, al menos cinco personas fallecieron y otras 16 resultaron heridas. 

El EI reivindicó la autoría del ataque en un comunicado difundido por páginas Web vinculadas a milicias extremistas. "En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (combatiente santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su coche bomba en una concentración de renegados", sostuvo la milicia, haciendo referencia a la comunidad chiita. El grupo radical viene sufriendo sucesivos golpes y reveses en el campo militar tradicional. La última gran derrota de la milicia se registró hace una semana, cuando el Ejército iraquí recuperó el control la ciudad de Fallujah, una de las localidades más importantes del oeste del país, a sólo 65 kilómetros de su capital. 

 

Un ataque radical provocó 28 muertes en Bangladesh

DACA.- Un total de 28 personas murieron el viernes en un ataque terrorista perpetrado en un restaurante de dos chefs argentinos en Daca, la capital de Bangladesh, hecho que fue reivindicado tanto por el Estado Islámico (EI) como por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio. Sin embargo, la línea que siguen las autoridades se centró en extremistas radicales de su propio país, que se encuentra inmerso en una ola de atentados selectivos de corte islamista desde 2013. La primera ministra del país, Sheikh Hasina, declaró tras el ataque que no toleraran “ningún acto terrorista en Bangladesh”. Los extranjeros, además de minorías religiosas, activistas gays o pensadores laicos, son uno de los principales objetivos de estos ataques selectivos. El viernes, en este lugar, nueve italianos, siete japoneses, dos bangladesíes, un estadounidense y una india murieron.

0
0
0
s2sdefault