20
Sáb, Enero 2018 04:11 AM

Sociedad

El presidente estadounidense habló del sistema por el cual en atacante entró al país

WASHINGTON.- El atentado terrorista del martes pasado en Manhattan, en el cual murieron ocho personas (entre ellas cinco argentinos), generó una vehemente reacción en el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Es el primer atentado yihadista de estas características que debe enfrentar el mandatario en su administración, y el peor episodio desde el 9-11. Ocurrió días atrás, cuando Sayfullo Saipov (29), invadió con su camioneta una especie de “bicisenda” en Nueva York y mató a ocho personas siguiendo instrucciones del Estado Islámico (EI). El hombre, principal involucrado en el episodio, es de origen uzbeko y logró la residencia gracias a una lotería de visados.

Ese sólo dato le bastó a Trump para anunciar el cese de ese sistema. Durante su campaña presidencial, el presidente vinculó el terrorismo con la inmigración. De hecho, En diciembre de 2015 y tras el atentado de San Bernardino (California), defendió que se prohibiera la entrada en el país de musulmanes. “Este hombre entró aquí, o como quiera llamarlo, y se trajo a otra gente con él. Y él fue el punto de contacto inicial, y 23 personas vinieron con él potencialmente”, dijo. “Queremos librarnos de esa cadena migratoria”, recalcó, y afirmó que los familiares del detenido también suponían un “peligro potencial” para los estadounidenses. “El terrorista entró en nuestro país a través de lo que se conoce como ‘Programa de Lotería de Visas de Diversidad’, una perla de Chuck Schumer. Quiero que esté basado [el sistema de visados] en el mérito”, dijo el mandatario. Se prevé que Trump le pida al Congreso que acabe con esa lotería. Se trata de un sorteo de 50.000 permisos de residencia y temporales al año que busca fomentar la diversidad del país, por eso están pensados para ciudadanos de lugares de bajo flujo migratorio.

Trump también advirtió de que se extremarían lo controles para conceder visados, una iniciativa a la que hizo referencia cuando impulsó el veto a seis países de mayoría musulmana. Uzbekistán, la tierra natal del terrorista de Tribeca, no formaba parte de esa lista de países. Las principales autoridades estadounidenses enviaron sus condolencias tras el atentado que le costó la vida a ocho personas. En nombre del gobierno y el pueblo estadounidense el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson condenó los ataques terroristas y manifestó su apoyo y solidaridad con las familias de los fallecidos y heridos. El presidente argentino, Mauricio Macri, se expresó en el mismo sentido durante la reunión plenaria del Gafi y el Gafilat. 

0
0
0
s2sdefault