20
Jue, Julio 2017 19:07
Banco Nación jpg
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Editorial 

Después de extensas e intensas negociaciones, los partidos políticos y sus alianzas electorales definieron a sus candidatos o, mejor dicho, a sus precandidatos a diputados nacionales por la Provincia de Córdoba. Ese hecho, más allá de las previsiones legales respecto a los plazos, marca el inicio de la campaña.

La primera conclusión es que las Paso –Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias- a realizarse el 13 de agosto, serán un trámite y nada más que eso. Originalmente pensadas para que los partidos y sus alianzas eligieran a los candidatos, todos –o casi todos- se las ingeniaron para presentar listas únicas y, de esa manera, no confrontar internamente.

Los ciudadanos iremos a votar, porque las Paso son obligatorias, pero no a elegir. Porque, para elegir, debe haber opciones y los dirigentes políticos se encargaron de eliminarlas. Las Paso se convertirán en una primera vuelta, un ensayo general o una encuesta gigante, con un costo económico injustificable para un país como el nuestro.

Las candidaturas dejaron muchos mensajes. La Unión Cívica Radical, por primera vez, no encabezará la lista de diputados nacionales. Su primer candidato será Héctor Baldassi, del Pro. La alianza Cambiemos vino para cambiar la forma de hacer política en el país. Sin embargo, se repitieron los viejos modelos y la lista se definió en Buenos Aires.

Por el lado de Unión por Córdoba, el vicegobernador irá al frente. Ya nos hemos acostumbrado al incumplimiento de los mandatos. Martín Llaryora fue elegido para ser la segunda autoridad de nuestra provincia por cuatro años. Sin embargo, antes de la mitad del tiempo previsto, hace la valija para irse al Congreso de la Nación.

Todo parece poco en comparación con la batalla electoral que se librará en la Provincia de Buenos Aires. Cristina Fernández de Kirchner tratará de ganar las elecciones en ese distrito y ser elegida senadora nacional. Dice que lo hace para frenar el ajuste –o los ajustes- del gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri. 

Nadie, con chances electorales, sostendrá ese discurso en Córdoba. “Cambiemos” y “Unión por Córdoba” se disputarán el “verdadero cambio”. Para el gobierno provincial será difícil disimular su cercanía con el gobierno nacional y para el gobierno de la ciudad de Córdoba será difícil ocultar la sintonía del presidente con el gobernador.

Mientras tanto, los cordobeses de a pie sufren el día a día. Cada uno de ellos será destinatario de una andanada de publicidades con fotos sonrientes y promesas repetidas. Difícilmente se sepa cuánto gastarán en estas campañas ni sus orígenes. Sería bueno que, entre tantas chicanas, hubiera algunas propuestas y, por qué no, algunos sinceramientos. 

 

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Comercio exterior, Salvador Treber (Especial para HDC)

El escenario de la economía internacional sufre un serio deterioro desde mediados de 2008 que en nuestro caso, si bien es más reciente, crea serias dificultades y provoca un casi automático descenso en la tasa de crecimiento.

Leer más: Se han multiplicado los problemas
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Odebrecht en Argentina, por Alejandro Zeverín (Especial para HDC)

El conocimiento del caso Odebrecht marcó un cambio radical en la percepción ciudadana que los argentinos tenían sobre la influencia que posee en el estándar de sus vidas. Cambió desde la aceptación como mal inevitable del sistema a sentirla como un enemigo al que hay que erradicar.

Leer más: Corrupción y el quiebre cultural
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Hojas de hierba, por Martín Iparraguirre (De nuestra Redacción)

La confirmación de la candidatura a senadora nacional de Cristina Fernández de Kirchner terminó de ordenar el escenario de unos comicios que a partir de ahora adquieren un espesor político insólito

Leer más: La disputa del futuro
0
0
0
s2sdefault

Cumpleaños de la Ciudad, por Jaqueline Vassallo (Especial para HDC)

Poco y nada sabemos de la trayectoria y el rol que jugó Jerónimo Luis de Cabrera en el complejo proceso de conquista que llevó adelante la Corona española en estas tierras. 

Leer más: Cumpleaños de la Ciudad: un incansable conquistador sevillano del siglo XVI
0
0
0
s2sdefault

Editorial

El 13 de agosto de este año, los cordobeses iremos a las urnas para elegir a los candidatos de los partidos políticos o frentes electorales que competirán en las elecciones del 22 de octubre. Es decir, no elegiremos a los diputados que nos representarán en el Congreso Nacional durante el período 2017-2021 sino a los candidatos a ocupar esos cargos.

De eso se tratan las Paso: Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias, creadas en el año 2009, durante el primer mandato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por la ley nacional Nº 26.571. Su propósito fue regular las elecciones internas (o primarias) de los partidos o frentes.

Originalmente, aquella regulación trajo tres novedades muy importantes. Las internas partidarias deberían ser “abiertas”, para que pudieran votar todos los ciudadanos y no solamente los afiliados a los partidos, “simultáneas”, para que se realizaran el mismo día y, finalmente, “obligatorias”, para no limitarlas a la voluntad de los votantes.

De esa manera, se quiso fortalecer a los partidos políticos que, vale la pena recordarlo, tienen el monopolio de las candidaturas en nuestro país. Sin embargo, aquellos propósitos chocaron contra la inquebrantable voluntad de una dirigencia política que, salvando honrosas excepciones, prefiere candidaturas definidas entre gallos y medianoche.

Así las cosas, los cordobeses iremos a las Paso para nada. Porque no habrá internas. Cada partido o alianza presentará una lista y nada más que una lista. A semejanza de lo que sucede en la mayoría de los distritos electorales, las Paso serán una gran encuesta, con un altísimo costo económico para un país donde la pobreza y el desempleo suben.  

Con un interés político difícil de disimular, al intendente de la Ciudad de Córdoba y a los 16 concejales que le responden en el Concejo Deliberante, se les ha ocurrido “aprovechar” las Paso para hacer una consulta popular sobre cuatro cuestiones que tienen respuestas tan previsibles como inconducentes. 

Para no ser menos, los intendentes de los gobiernos municipales que provienen de Unión por Córdoba quieren hacer otra consulta en sus localidades. En esta ocasión, aprovechando las Paso, pretenden preguntar si sus vecinos están de acuerdo con pagar en Córdoba servicios públicos más caros que en Capital Federal y provincia de Buenos Aires (sic). 

No conformes con desvirtuar el sentido y alcance de las Paso, ahora, en Córdoba, los dirigentes de las dos principales fuerzas políticas tratan de aprovecharlas para pegar consultas que nunca hicieron antes. Evidentemente, tratando de mejorar sus chances electorales. Tal vez no advirtieron que el pueblo cordobés no es tan sonso.    

 

0
0
0
s2sdefault

Más artículos...