20
Lun, Noviembre 2017 10:21 AM

Política

La iniciativa llegará hoy al Congreso tras la ronda de negociaciones encarada por el Ejecutivo nacional. Se espera una reducción del impuesto a las bebidas azucaradas. La misión del FMI pidió acelerar las iniciativas. Sin embargo, crece la resistencia a la reforma laboral.

El Gobierno enviará hoy al Parlamento su proyecto de reforma tributaria, tras una ronda de negociaciones con distintos sectores políticos y productivos que derivó en la modificación de varios de sus artículos. Una de las incógnitas que se develará hoy es si el Ejecutivo decide mantener el porcentaje del impuesto a las bebidas azucaradas, ya que las últimas versiones indicaban que lo bajaría del 17% original al 12%. 

El ministro Hacienda, Nicolás Dujovne, anticipó que el Gobierno enviará hoy la iniciativa con modificaciones luego de haber escuchado a “todos los sectores”. La reforma tributaria “se aplicará en forma gradual”, enfatizó Dujovne, con una rebaja de los impuestos “en un período de cinco años” , lo que dará “mucha certidumbre”, aventuró. Según el Palacio de Hacienda, los cambios impositivos tendrán un impacto del 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en cinco años, con un impacto neutro en términos de recursos, porque “bajará el nivel de evasión impositiva” y “permitirá que la economía crezca más rápido”.

Aunque las negociaciones con los gobernadores aún están lejos de llegar a un acuerdo (ver en página 4), el proyecto establecerá la coparticipación de la totalidad de lo que se recaude por el Impuesto a las Ganancias, con lo que aumentará el dinero que recibe Buenos Aires para compensar su pedido de actualizar el Fondo del Conurbano. 

En líneas generales, los principales cambios se concentran en los aportes y contribuciones de la seguridad social y el Iva y los impuestos a las ganancias de las empresas, sobre los créditos y débitos bancarios, los que gravan los combustibles y la transferencia de inmuebles. El proyecto propone así una reducción del impuesto a las Ganancias corporativas no distribuidas (del 35% al 25%), la devolución anticipada para las empresas de saldos a favor de Iva por inversiones, la instrumentación del mínimo no imponible para contribuciones patronales (de 12.000 pesos para 2022) y el incremento del pago a cuenta de Ganancias.

La CGT cuestionó el proyecto laboral 

El secretario de los Canillitas, Omar Plaini, advirtió que la CGT “no va a aceptar de ninguna manera” la propuesta de reforma laboral que impulsa el Gobierno “tal como está”, al considerar que se trata de “una flexibilización”. “Evidentemente, el Gobierno cambió lo que venía conversando con nosotros y lo que venía planteando. Nunca se habló de un anteproyecto de ley de 145 artículos”, sostuvo el secretario administrativo de la CGT, quien sentenció que “estamos en total desacuerdo por el contenido de esos artículos, que nada tienen que ver con lo que veníamos hablando. Además, cambia de raíz en 14 artículos lo que es la Ley de Contrato de Trabajo”. “Esta reforma laboral como está no la vamos a aceptar de ninguna manera, porque es retrotraerse décadas y décadas y pérdida de derechos de los trabajadores”, definió Plaini. A su vez, el líder de la Corriente Federal de Trabajadores, Sergio Palazzo, anticipó que ese espacio realizará una movilización para manifestar su “absoluto” desacuerdo con la reforma y convocó a la CGT a sumarse al reclamo. Pero las críticas se extendieron al oficialismo, ya que el diputado Ricardo Alfonsín anticipó que “a priori es muy difícil” que la UCR acompañe el proyecto del Ejecutivo, ya que “algunos artículos de la reforma laboral representan un retroceso de 100 años”. “Yo creo que así no se genera más empleo, y en los casos en que se genera, se genera empleo de peor calidad. Y al poco tiempo viene otra crisis económica. La receta sigue siendo la misma: los trabajadores tienen que sacrificar derechos para superar la crisis económica. Es insostenible”, remarcó Alfonsín.

0
0
0
s2sdefault