20
Lun, Noviembre 2017 10:18 AM

Política

 El flamante titular del CEA aseguró que “el trabajo no es una mercancía”

El flamante titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, debutó en su cargo con un pronunciamiento de fuerte contenido político: en medio del debate de la reforma laboral que impulsa el Ejecutivo, aseguró ayer que “el trabajo no es una mercancía” y que es “responsabilidad de toda la sociedad conservar los puestos de trabajo y que no se vulneren los derechos laborales”. 

Días después de ser elegido por sus pares para suceder a monseñor José María Arancedo en el Episcopado, Ojea brindó ayer una conferencia de prensa donde no dudó en referirse a la actualidad argentina. Al ser consultado sobre las reformas que impulsa el Poder Ejecutivo, el obispo fue categórico: “Según la Doctrina Social de la iglesia, el trabajo no es una mercancía y hace a la dignidad de la persona; es un ordenador de la vida”, indicó Ojea, quien aseveró que “toda la sociedad es responsable de que se puedan conservar las fuentes de trabajo y que no se vulneren los derechos laborales”.

“La iglesia es muy sensible sobre esta cuestión y vamos a estar al lado de esta situación”, advirtió incluso el prelado, quien insistió con que “se necesitan crear fuentes de trabajo” y reveló que los obispos están “muy preocupados con el avance de la tecnología, lo que genera pérdida de fuentes de trabajo”.

Por su parte, el miembro del triunvirato de la CGT, Carlos Acuña, aseguró que la central obrera no tiene en mente lanzar un plan de lucha para enfrentar este paquete de medidas a pesar de ratificar su absoluta oposición. “Si el Gobierno decide avanzar con esta estrategia de mandar la reforma sin acordar con nosotros, vamos a ir a hablar con los legisladores antes de cualquier paro”, confirmó Acuña, quien aseveró que “si quieren discutir los artículos los vamos a discutir porque es lo que corresponde”. “Nosotros vamos a ir a defender nuestro derechos frente a todo aquello que perjudique a los trabajadores”, añadió, y reiteró que primero se reunirán con los legisladores y, “en función de eso, vamos a decidir cuál va a ser la modalidad de la protesta”. 

A su vez, el secretario general de Ate Capital, Daniel Catalano, denunció que el Gobierno está “generando un marco de angustia muy grande” ante la posibilidad de despedir a 20.000 trabajadores en los próximos meses, y advirtió que “hay mucha firmeza de nuestra parte, no vamos a volver a pasar la de 2015”. “Hay lugares como Acumar donde plantean reducir el 49% del personal. Hay sectores como Anses o Pami que van a sufrir recortes de a miles”, alertó Catalano, quien sentenció que “frente a los despidos, vamos a paralizar el Estado y a convertir a los ministerios en una trinchera”. 

Aún así, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, consideró que la reforma laboral “tiene amplio consenso tanto en el sector empresario como en el sector trabajador”, y advirtió que “hace seis años que no se crean nuevos puestos de trabajo en el sector asalariado privado”. “Todos tenemos que ceder algo para poder encontrar el camino que saque a los argentinos de la situación en la que están aquellos que están en la pobreza”, apuntó el ministro.

0
0
0
s2sdefault