22
Dom, Octubre 2017 07:50 PM

Policiales

La joven está acusada de atropellar y matar a su novio en septiembre pasado

El juez de Garantías de San Rafael, Pablo Peñasco, confirmó ayer que Julieta Silva (29) actuó con alevosía cuando le pasó por encima con el auto al rugbier Genaro Fortunato (25), a la salida del boliche “La Mona Bar” y le negó el beneficio de la prisión domiciliaria, como había solicitado su abogada defensora, Florencia Garciarena. De esta manera, la joven, quien tiene dos hijos pequeños producto de su anterior matrimonio, quedó procesada por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía, como solicitó la fiscal a cargo de la investigación, Andrea Rossi.

Todo ocurrió ayer, durante la audiencia que se llevó a cabo en los tribunales de la sureña ciudad mendocina. En este marco, Silva les pidió perdón a los padres de la víctima, y aseguró que no lo vio “tirado en la calle”. Fue la respuesta que dio a la grave acusación que la fiscal pronunció minutos antes. Según Rossi, la acusada “lo mató con frialdad y sin culpa”. Además, la funcionaria detalló a la prensa mendocina que Silva “se percató que Fortunato estaba en el piso y de todas formas lo atropelló”. Si bien confirmó que Silva sufre astigmatismo (una de las estrategias de la defensa para afirmar que no se dio cuenta que el joven estaba allí), la fiscal consideró que “su campo visual no le impidió verlo”.

Cabe destacar, que la madrugada del 9 de septiembre, cuando atropelló a su novio, Silva no estaba usando los anteojos que habitualmente utiliza para manejar. Momento después, Tíndaro Fernández, el abogado de la familia Fortunato, ratificó los dichos de la fiscal y explicó que la pareja se llevaba muy mal y que Silva quiso matarlo. La situación de la mujer se complicó aún más días atrás, tras los resultados de las pericias psicológicas a las que se vio sometida. Durante el fin de semana trascendió que, para los peritos, la imputada es una persona “egocéntrica, sin sentimientos de culpa, antisocial e histriónica”.

A su vez, consideran que tiene escasez de frenos inhibitorios y que existen rasgos de violencia en su personalidad. En caso de ser culpable del crimen que se le atribuye cuando la causa llegue a juicio, Silva podría enfrentar la prisión perpetua (que representan al menos 35 años de cumplimiento efectivo). 

0
0
0
s2sdefault