27
Sáb, Mayo 2017 12:05

Política
Tipografía

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas alertó sobre el excesivo “uso de la prisión preventiva” en todo el país, entre otros temas

 

Tras diez días de visita en Argentina, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria de personas cuestionó duramente ayer el estado de los derechos humanos en el país y ratificó el reclamo de liberación de la dirigente social Milagro Sala, detenida desde enero de 2016 en Jujuy, en el cierre de la misión que revisó el estado del tema en todo el territorio. 

Si bien la misión encabezada por los expertos Elina Steinerte (Letonia) y Setondji Adjovi (Benín), dos de los cinco integrantes del grupo, no se expidió puntualmente sobre el caso Sala, sí subrayó que “sigue vigente” el reclamo que la ONU presentó en octubre al gobierno nacional, cuando consideró que su detención era “arbitraria” y exigió su “inmediata liberación” porque “no existen elementos legales para justificar su prisión preventiva”.

En una conferencia de prensa, Steinerte y Adjovi presentaron un resumen con las “observaciones preliminares” que rescataron tras recorrer, según informaron, 20 lugares de detención y entrevistarse con 200 personas en Buenos Aires, Jujuy y Chubut. Steinerte cuestionó allí “las amplias facultades de la policía” para detener a personas por presunción de delitos o para identificación de identidad; reprochó el uso en “exceso en el uso de la prisión preventiva”; criticó las detenciones prolongadas en comisarías; denunció el uso de “celdas de castigo”, detenciones de menores de 16 años y la aplicación del sistema penal “sobre los más humildes y vulnerables”, de acuerdo a testimonios que recolectaron.

Respecto al “uso excesivo de la prisión preventiva”, que toca directamente al caso Sala, la experta señaló que “no se refleja” el marco legal, que indica que ese régimen “debe usarse con características excepcionales” pero los detenidos en prisión preventiva “son aproximadamente el 60%” de la población carcelaria en el país. “Encontramos detenidos que pasan años en las comisarías, que no están preparadas y el personal policial no está capacitado para llevar adelante las funciones de agentes penitenciarios”, explicó Steinerte.

“Hay selectividad en la aplicación del sistema de justicia penal”, se explayó Steinerte, quien resaltó que “los más humildes y vulnerables tienen mayor probabilidad de ser detenidos. Recibimos información de privación de la libertad en el marco de protestas sociales”. El informe final sobre la visita se presentará en septiembre de 2018 ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

 

 

La CIDH sesiona por primera vez en el país

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) arribó a Buenos Aires para sesionar la semana próxima con un temario centrado en el resto de los países del cono sur. Será la primera vez que lo hace en Argentina. El período de sesiones extraordinarias se realizará entre el 22 al 26 de mayo próximos por invitación del Estado argentino, por lo que Argentina no formará parte del temario analizado. En la víspera, la CIDH se reunió con funcionarios nacionales del área de Derechos Humanos, integrantes del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) y varias Organizaciones de la Sociedad Civil (OCS), como Amnistía Internacional y Unicef. También se reunieron con integrantes del Centro de ExCombatientes Islas Malvinas (Cecim) de La Plata, entre ellos, su presidente, Mario Volpe, quien denunció la “dilación” de la Justicia argentina en las causas referidas a violaciones a los derechos humanos. Hoy, en tanto, los funcionarios participarán de un encuentro con legisladores.

0
0
0
s2sdefault