22
Lun, Enero 2018 01:30 PM

Policiales

El triple femicidio se cometió en la ciudad mendocina de Godoy Cruz, en octubre de 2016

El instructor de artes marciales Daniel Zalazar Quiroga (31) fue condenado ayer a prisión perpetua por matar tres mujeres y por intentar asesinar a dos niños. El sangriento episodio ocurrió en Godoy Cruza (Mendoza), en octubre del año pasado, y acabó con la vida de la expareja del acusado Claudia Arias (30); de la tía de ésta, Marta Ortiz (46), y de la abuela de la primera, Silda Vicenta Díaz (90).

En un juicio abreviado, la Justicia lo encontró culpable de “homicidio agravado por mediar relación de pareja entre autor y víctima y por ser cometido por un hombre en perjuicio de una mujer mediando violencia de género, en concurso ideal”. Además, fue declarado culpable de “homicidio agravado por ser cometido para procurar su impunidad” en perjuicio de Ortiz, y la misma figura, pero también agravada por alevosía, contra Díaz. Zalazar decidió declararse culpable porque quería evitar atravesar todo el juicio oral y ahora cumplirá su condena de 35 años de cárcel en un penal de Río Gallegos, en San Cruz, donde vive su familia. “En un juicio abreviado los defensores tratan de obtener una rebaja en la pena, pero los hechos en el caso son tan graves que no hay posibilidad de eso. La única pena posible es prisión perpetua, el imputado tenía intención de terminar esto rápido para poder cumplir la pena en otro lado”, dijo el fiscal Alejandro Iturbe al término de la audiencia.

“En el caso de juicio abreviado se dicta sentencia condenatoria porque el imputado acepta los hechos, pero además tiene una prueba que lo está avalando”, agregó el funcionario judicial. De acuerdo con la investigación, el disparador del múltiple ataque fue una discusión que Zalazar mantuvo con su expareja por la realización de un estudio de ADN para confirmar su paternidad sobre la bebé de nueve meses. 

0
0
0
s2sdefault