Policiales

El hecho ocurrió en la provincia de Buenos Aires y trascendió en las últimas horas

La muerte de la profesora de Química, Mariana Denis Mastrángelo (23), ocurrida el domingo pasado en una vivienda del partido bonaerense de La Matanza, conmovió a los vecinos de la zona, luego de que su hijo de tres años reconociera como el presunto autor del crimen a su propio padre. 

Ese día, el sospechoso identificado como Ricardo Ocampo Ayala (27), llamó a su padre para decirle que fuera a buscar a sus hijos a su casa, porque se había “mandado una cagada” con su pareja. Al llegar al lugar, el hombre y otros familiares de la joven no pudieron ingresar al inmueble. Sin embargo, escucharon el llanto de los hijos de la pareja, de uno y tres años, y derribaron la puerta. 

Cuando la familia ingresó, se dio con el cuerpo de la docente en una habitación de la casa, y ningún rastro de Ocampo Ayala. Los chicos de la pareja fueron rescatados y puestos a resguardo, aunque el mayor de ellos, de tan sólo tres años, llegó a decir: “Papá le puso una bolsa en la cabeza y la mató”. Al escuchar sus palabras, los familiares alertaron a efectivos de la comisaría 3ª Noreste de La Tablada que iban a bordo de un patrullero y contuvieron a los hijos que habían presenciado el crimen. Luego, se dio lugar a los peritajes correspondientes, a cargo de la Policía Científica, y bajo la supervisión del fiscal a cargo de la causa, Carlos Arribas. 

Cuando el personal terminaba las tareas, Arribas observó una puerta de madera que no había sido abierta hasta el momento. Al abrir la puerta se percataron de que Ocampo Ayala estaba escondido, ensangrentado y gritando que se iba a matar, ya que se había cortado el cuello y las muñecas. Arribas solicitó la presencia del Grupo Halcón y un negociador logró que Ocampo Ayala se entregara, tras lo cual fue trasladado al hospital Alberto Balestrini, en Ciudad Evita, donde fue curado por los médicos. De acuerdo a las fuentes, el sospechoso se negó a declarar ante el fiscal, quien lo imputó por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”, que prevé la pena de prisión perpetua. 

El sospechoso sólo le relató a los policías que lo detuvieron que mató a su pareja porque ella quería terminar la relación y comenzar una nueva con otro hombre, aunque esos dichos no tienen validez judicial, aclararon los voceros. En tanto, el resultado de la autopsia del cuerpo de Mastrángelo corroboró ayer que la causa de la muerte fue por asfixia. 

0
0
0
s2sdefault