19
Jue, Octubre 2017 06:13 AM

Política

En el cierre de campaña, Vidal definió a CFK como “la expresión más brutal de un sistema que gobernó durante los últimos 25 años"

 Las principales figuras de Cambiemos cerraron ayer su campaña bonaerense con fuertes críticas a la expresidenta Cristina Fernández, principal contrincante en el territorio. En un acto en Vicente López, la gobernadora María Eugenia Vidal definió así a la exmandataria como “la expresión más brutal de un sistema que gobernó durante los últimos 25 años, y que incluye a la Policía, a la Justicia y a las bandas”, y afirmó que “no” quiere “aprender nada de ella” porque sintetiza “todo” lo que “no” desea “en la política”. También pidió a los votantes que “banquen” el proyecto del cambio porque “ya arrancó” y consideró que “si vuelven los que ya estuvieron, muchos de los males que combatimos volverán envalentonados”. “El poder político (ahora) no mira para el otro lado a la hora de enfrentar a las mafias”, aseguró Vidal, quien argumentó que “no nos gastamos la plata del Anses y del Pami para hacerte creer que estamos bien mientras nos convertíamos en Venezuela”. A su vez, el precadidato Esteban Bullrich llamó a los bonaerenses a “no aflojar” el domingo, al afirmar que “nosotros no aflojamos porque ustedes no aflojan”. “No nos da lo mismo lo que pasa, queremos dar la cara y escucharlos para trabajar para ustedes”, definió. El propio presidente Mauricio Macri consideró en una entrevista televisiva que “Cristina Kirchner tiene un problema psicológico, debe creer que todavía tiene el mando en la Argentina. Es el problema que tiene ella”.

CFK pidió un voto protesta para advertir al Gobierno

La precandidata a senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, cerró ayer su campaña de cara a las Paso del domingo con un acto en la Universidad de La Matanza, donde evitó confrontar fuertemente con el Gobierno aunque sí cuestionó a su contrincante de Cambiemos, Esteban Bullrich, y pidió por la aparición con vida de Santiago Maldonado. “Miren lo que está pasando con quienes decían que era el mejor ministro de Educación de la Argentina, ahora lo tienen que esconder y callar la boca, porque espanta miles”, consideró Fernández en su discurso, donde incluso ensayó una autocrítica: “Algunas veces no fuimos tan humildes como hubiéramos tenido que ser”, afirmó. La exmandataria consideró que el Gobierno tiene “creencias equivocadas” respecto a lo que necesita el país, y reiteró que “ha venido a desorganizar la vida de la gente”, porque antes la población “no tenía miedo de perder su trabajo, ni hablaba de la comida que no alcanza”. “Estamos discutiendo cosas que ningún ciudadano o ciudadana creía que debería volver a discutir. Estamos discutiendo del trabajo, de la comida que no alcanza, de comederos y merenderos superpoblados, de facturas impagables. Esto no es ya ni piso democrático, es piso de dignidad”, consideró Fernández, quien pidió que los votos no sean “de bronca” sino un “llamado de atención y advertencia” al Gobierno para que cambie el rumbo y entienda que “así no se puede seguir”.

“Ponerle un límite” 

El primer precandidato a senador nacional por Buenos Aires de 1País, Sergio Massa, aseguró ayer que le toca “ponerle un límite” al Gobierno, porque consideró que está “destruyendo a la clase media argentina”, al cerrar su campaña para las Paso un acto en una sede de la Universidad Tecnológica Nacional en General Pacheco, en Tigre. Massa fue la figura central de un escenario montado al estilo de un estadio de box, colmado por cientos de militantes y dirigentes, donde aseguró que “los argentinos no son tontos, y aquellos que subestiman a la gente tapando los problemas con shows, se van a encontrar este domingo con un golpe de realidad: la gente le va a poner un límite”. Antes, su compañera Margarita Stolbizer consideró que el Gobierno está “formado por gerentes de empresa que le dan la espalda a la gente”.

0
0
0
s2sdefault