La tragedia y la farsa

Nada fuera de lo común | Por Manuel Esnaola

UNO

El presidente que se repite dos veces

Estoy sentado / en la mesa del mismo bar / de hace quince años / acá en Nueva Córdoba / las pibas y los pibes han cambiado / los rostros se intercalan en el tiempo / pero el cantero sigue siendo el mismo / el mismo arbusto donde escondíamos la birra de los policías / cuando todavía existía el código de faltas / y uno no podía / aunque poder siempre se puede / lo que quiero decir entonces / es que uno no debía / tomar alcohol en la vía pública / las pibas y los pibes conservan esa mirada luminosa / propia de la adolescencia / que luego / por obra de la repetición absurda de los días / oficina / trabajo / papelerío / se vuelve opaca / cansina / toman cerveza / conversan / una guitarra suena de fondo / y me basta eso / nomás / para comprobar que el mundo sigue ahí / intacto / siento alivio / de que el tiempo se haya olvidado de nosotros / cuando con el Polaco y el Comandante / leíamos a Erasmo de Róterdam en el fulgor de una noche silenciosa / tomando caldo con pimienta / asumiendo un protagonismo que nadie nos había asignado.

Estoy sentado en ese bar / los maxi quioscos ahora se han convertido en cervecerías artesanales / tomando una copa y otra / ya no con un libro de Nietzsche / como hace quince años / sino con unos periódicos sobre la mesa / quisiera fumar / para describir la lumbre de la ceniza consumiéndose / pero no fumo y esa imagen se vuelve imposible / leo un diario / el presidente de la república repasa sus frases aprendidas / los significantes vacíos de la nación de la alegría / “al país lo vamos a sacar adelante entre todos” / “sí se puede” / “cambiar en serio significa atravesar dificultades” / “estamos haciendo crujir estructuras viejas y oxidadas” / “le digo a los argentinos que no tiren la toalla / que el futuro está en cada uno de nosotros” / “no dejemos que los predicadores de la resignación y el miedo le ganen a la esperanza”.

Me parece haber escuchado todo esto / hace ya más de tres años / y recuerdo aquel demoledor inicio del “18 Brumario de Luis Bonaparte” / cuando Marx mejora a Hegel / escribe / el barba / “Hegel dice, en alguna parte, que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se repiten, para decirlo de alguna manera, dos veces. Pero se olvidó de agregar: la primera, como tragedia, y la segunda, como farsa” / y entonces entiendo el efecto que provocan las palabras del señor Macri / esa materia prima invaluable para memes y burlas / porque lo que en un primer momento era un “habla” lleno de vitalidad y entusiasmo / bajo el mecanismo constante de la repetición / se convirtió en una parodia / un relato patético narrado en un lenguaje muerto / lo que antes despertaba fulgor (destapar una botella de espumante o pronunciar el cántico “sí se puede, sí se puede” en plena calle) / hoy pasa a ser una traslúcida arenga que provoca incomodidad / graciosa indignación / diría entonces / que el señor Macri se repite dos veces / primero como tragedia y segundo como farsa / no hacen falta descontextualizaciones o artimañas / basta nomás con repetir su discurso / para lograr el efecto / por eso es tan fácil parodiarlo / sin demasiada producción / su patetismo es casero / bien argento / indigna / porque es un reflejo de nosotros mismos.

DOS
El idioma de los argentinos

El señor Salzano escribió / que la primera vez que sintió la pertenencia a un colectivo / a una voluntad que superaba cualquier individualidad / fue cuando subió a un bondi con su viejo / con la hinchada de Talleres / rumbo a la Boutique / y entonces todos cantaban una misma canción / y él cantó y gritó con ellos / y en ese canto había una suerte de hermanamiento / de equiparación / independientemente del infierno que a cada uno le tocaba cargar sobre la espalda.

El otro día me invitó un amigo a ver a Talleres / a la casa del viejo de otro amigo de él / y de repente la cocina se llenó de gente / padres / madres / hijos / hermanas / todos hablando el mismo idioma / tomando cervezas y comiendo picada / salame / queso / bondiola / salchichón primavera / aceitunas / mortadela / lo básico / digamos / para soportar el peso de la verdad / que siempre está como telón de fondo / aunque a veces conseguimos olvidarla un rato / por ejemplo cuando Talleres mete un gol de arranque / y todos nos levantamos de la silla y gritamos gol / “vamo taiereeee, carajo” / y todo es abrazo / la madre del amigo de mi amigo / me abraza / comprendo que es necesaria cualquier coartada / que nos lleve hasta ese sitio / el abrazo / no importa que mañana yo vuelva a subir y bajar nueve pisos / en una repetición absurda / ni que ella se mueva horizontalmente hacia la despensa / o que los otros que están ahí / en esa cocina bendita / tengan que hacer lo que hay que hacer / para sobrevivir un día más / lo que se dice / en criollo / ganarse el pan / de verdad entiendo / mientras comemos picada y vemos el partido de Talleres / la presa fácil que somos para los que traman el relato / lo construyen / pensando en esta materia / desprotegida / liviana / superficial / inflamable / emotiva / no se puede comerciar con la verdad / es demasiado pesada y dolorosa / recuerdo a Piglia citando a Paul Valéry / que decía / “para gobernar no alcanza con la pura coerción, también hacen falta fuerzas ficticias” / perdón que este párrafo sea tan largo / pero así pasaron estos años / de fuerzas ficticias vendiendo el pan / y nosotros mordiendo piedra / la T quedó afuera de la libertadores / y todos nosotros que quedamos a la merced del primer postor que nos venga a vender la próxima ilusión.

TRES
Todos estos años de gente

Estoy sentado / en la mesa del mismo bar / de hace quince años / acá en Nueva Córdoba / las pibas y los pibes han cambiado / los rostros se intercalan en el tiempo / pero el cantero sigue siendo el mismo / ahí permanece intacta la explanada donde me rompí el alma más de una vez / escribiendo poemas inútiles / ahora olvidados / para siempre / la Chela / anciana pero con la misma vitalidad de siempre / pasea ya a su tercer caniche / una sobreviviente / tomo otra copa / la ciudad se opaca atrás de los focos quemados / del alumbrado municipal / atrás quedaron las noches de lectura con el Polaco y el Comandante / el diario sobre la mesa / y el presidente ingeniero que suelta una metáfora de la construcción / consuma / su propia parodia / dice / “Empezamos por lo básico, creamos los cimientos y ahora estamos listos para avanzar” / ¿mozo, me lo anota, por favor? / para Esnaola / ahí en el cuadernito / ah, perdón / cierto que eso del cuadernito era cosa de los noventa / aquí tiene quinientos.

 

 

19 Marzo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar