Ecologistas acompañan la lucha de los vecinos contra la autovía

El proyecto, cuya obra se adjudicó en 2016,  consiste en la construcción de una autovía de montaña de 6.7 km de extensión

El proyecto para construir una Autovía de Montaña en el valle de Punilla sigue siendo resistido por los vecinos de la región que, agrupados en diferentes organizaciones, fueron los principales protagonistas de la maratónica audiencia pública que se desarrolló semanas atrás.

No conformes con las respuestas que los responsables de la iniciativa dieron en esa instancia (un paso obligatorio desde 2014), los habitantes se encuentran movilizados y bajo la contención de numerosas entidades y profesionales ambientalistas, que objetan puntos sensibles del trazado de la autovía que pretende ser una opción a la colapsada ruta nacional 38 en la zona de Punilla.

Uno de ellos es Raúl Montenegro, titular de la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam), quien manifestó su preocupación por el proyecto que diseñó la Dirección de Vialidad Provincial, y que contó con el estudio de impacto ambiental del Instituto de Investigación de Servicios Públicos e Infraestructura (Iispi), dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba. “Existe un poderoso empecinamiento por parte del Gobierno y de los consultores del proyecto, para que el plan se siga desarrollando de esta manera”, dijo el biólogo en declaraciones al programa de la FM 102.3 “Nadie Sale Vivo de Aquí”.

Incluso, Montenegro aseveró que sí existe la posibilidad de un trazado diferente al que se plantea oficialmente y que genere menos daño ambiental. El ambientalista discutió además el proceso a través del cual se viene desarrollando el proyecto: “las mismas áreas que hicieron el proyecto son las que realizan la evaluación. Las normas terminan siendo manipuladas por las mismas autoridades”.

Por último, además de describirla como “una obra completamente aberrante”, el presidente de Funam concluyó que “la movilización de la gente” logrará frenar los trabajos, al menos tal cual estaban planteados en un inicio.

Cabe recordar que la traza de la autovía diseñada es, en un primer tramo, entre el sur de la comuna San Roque y el noreste de Cosquín (14,3 kilómetros). En el segundo tramo de 7,3 kilómetros, uniría Cosquín con Casagrande; en este caso, en el 76,4 por ciento de su recorrido invadiría zonas “rojas” de áreas naturales protegidas del bosque nativo.

Asimismo, el punto más crítico es que la traza pasa a 5090 metros sobre el yacimiento de uranio “Rodolfo” (cercano a la localidad Santa María de Punilla) que está sin explotar pero que la remoción de tierra lo dejaría “sujeto a erosión hídrica e hidraúlica con el consecuente aporte de material con uranio al río Cosquín y al dique San Roque; además de que --durante la obra- los trabajadores inhalarían ese ambiente”, alertó en un comienzo el Foro Ambiental Córdoba.

El “Punillazo” se traslada a Ambiente
Una nueva protesta organizada por asambleas del valle de Punilla y la agrupación “Unidos por el Monte” se desarrollará mañana frente a la Secretaría de Ambiente de Córdoba, bajo la consigna “#Punillazo, las sierras no se tocan”. La actividad está prevista para las 10:30 en avenida Richieri 2187, frente a la dependencia estatal.

El objetivo es exigir “las 200 respuestas que el ingeniero Francisco Delgadino se comprometió a responder respecto a la autovía de montaña”, señala la convocatoria, en referencia a la participación que tuvo el director del Iispi en la audiencia pública (ver nota central). Los vecinos de Punilla se encuentran además expectantes del dictamen que emita la Comisión Técnica Interdisciplinaria (CTI), un paso previo a la resolución que decida el secretario de Ambiente de la Provincia, Javier Britch. Instancia en la cual no se descarta que se incluyan algunos cambios al proyecto original de la autovía.

28 Mayo 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar