Jericó: una joya en el suroeste antioqueño

 
 
A 104 kilómetros de Medellín está uno de los pueblos más lindos del país: Jericó. 
Sus casas de colores, sus calles empinadas, su arquitectura colonial, sus paisajes de montaña y una gran riqueza cultural lo convierten en un destino para recorrer.
Jericó es uno de los 44 pueblos que pertenecen a la Red Turística de Pueblos Patrimonio del país. En la memoria de los colombianos su nombre está presente porque fue el lugar en el que nació la Madre Laura, quien fue canonizada por el papa Francisco en mayo de 2013, convirtiéndose en la primera santa nacida en Colombia.
Un lugar ideal para iniciar el recorrido es la plaza de Bolívar. Desde aquí se puede apreciar la arquitectura que la circunda. Al fondo, emerge imponente la catedral de Nuestra Señora de las Mercedes. El Museo de Arte Religioso funciona en la cripta de esta catedral.
A un costado de la catedral se encuentra el parque Francisco Cristóbal Toro. Hacia el este del parque pasa la calle del Comercio, donde se pueden conseguir los famosos carrieles y las fábricas de dulces típicos. Vale la pena degustar las colombinas de cardamomo.
Jericó también tiene una oferta cultural muy interesante como el Museo de Antropología y Artes de Jericó, más conocido como MAJA, y el Teatro Santa María de Jericó.
Luego de haber dado una vuelta por el Jericó urbano, una buena opción es caminar hasta el Jardín Botánico Los Balsos. Por uno de sus senderos se llega al morro El Salvador, desde donde se obtiene una gran panorámica de Jericó. Un poco más arriba del morro está el metrocable que lleva al Parque Natural de Las Nubes, una reserva natural de 600 hectáreas, a 2.250 metros sobre el nivel del mar.
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar