La UNC salió al cruce de las críticas de la empresa Monsanto

Tamarit calificó de “absurdos” los dichos de Giannoni

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Francisco Tamarit, repudió ayer dichos del nuevo director de Asuntos Corporativos de la empresa Monsanto, Fernando Giannoni, quien criticó la “inacción” de dicha institución académica, al vetar un debate científico que impulsaba la Facultad de Ciencias Agropecuarias sobre la radicación de la planta de la multinacional en la localidad de Malvinas Argentinas. El directivo de la compañía cuestionó “el destrato que ha recibido el decano de la citada facultad, Marcelo Conrero, por parte de otros decanos y el rector de la Universidad”. También recordó que a esa casa de altos estudios “han ido científicos a exponer, que han sido escrachados, amenazados de muerte”. Consultado al respecto, Tamarit consideró que “fue absolutamente desubicado el comentario. La Universidad debate estos temas a través de sus investigaciones, de sus cátedras y sus trabajos, hubo un debate en el seno de un órgano de gobierno, que es el Honorable Consejo Superior”. Asimismo, señaló que “un órgano de gobierno no avala científicamente los trabajos; desmiento que nos hayamos negado a cualquier debate científico, no nos correspondía a nosotros”. “El accionar de la Universidad fue transparente, lo único que hicimos fue fijar una posición. A él (por Giannoni) le puede gustar o no, pero no tiene por qué pretender fijar la agenda y la opinión desde una empresa multinacional”, arremetió el titular de la UNC. Además, Tamarit remarcó que “es un absurdo y un despropósito que ellos pretendan que nosotros tengamos que estar a su servicio, no tenemos ningún debate que saldar con Monsanto, no discutimos con las empresas. Colaboramos con algunas firmas y con otras no, y en este caso asumimos la posición de defender el principio precautorio”. Como se sabe, el Consejo Superior de la UNC fundamentó su oposición al señalar que el acuerdo entre Agronomía y la empresa “desconoce la Ley General de Ambiente y no ayuda a resolver la conflictividad social que desde hace varios años se ha desatado por la instalación de la planta de tratamiento de semillas”. Monsanto pretende instalar su planta de tratamiento de maíz en Malvinas Argentinas, situada 14 kilómetros al este de esta capital, aunque movimientos ambientalistas y ciertos organismos públicos trabajan para impedir el funcionamiento de dicho proyecto, ya que utilizaría productos tóxicos para los seres humanos.
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar