Los buitres intentan acelerar el pago de la deuda argentina

El fondo Owl Creek anunció que quiere comprar la cantidad necesaria de bonos para pedir la medida

La embestida de los fondos buitre contra Argentina no se detiene. Esta vez, el fondo buitre Owl Creek Asset Management, de Jeffrey Altman, anunció que está determinado a comprar la cantidad suficiente de títulos de deuda argentinos para activar la cláusula de aceleración que le permite pedir la totalidad de lo adeudado por nuestro país. La operación es acompañada por diversos fondos que compraban bonos Par a medida que caía su precio.

Claro que lograr la aceleración que pretende Owl Creek no será fácil: el fondo necesita obtener para ello al menos el 25 por ciento de los títulos de deuda, lo que rondaría en 1400 millones de dólares. A menos que consiga hacerse de series cortas de títulos que son muy difícil de conseguir. Por ello, numerosas voces en el mercado han relativizado la posibilidad de que consiga su objetivo: "Nosotros creemos que no es conveniente", opinó en la prensa el analista Alejo Costa de la firma Puente, "este tipo de litigios tiene un montón de costos judiciales, que pueden no tener los beneficios esperados si la Argentina finalmente no se sienta a negociar", completó.

Sin embargo, el especialista fue prudente sobre este tipo de actores especulativos: "Ellos son especialistas en esto, y acumulan mucho dinero, si entre ellos se juntan, el mercado se mantiene con cautela". La estrategia consiste en llevar a la Argentina a una situación de cesación de pagos, como la actual, para luego amenazar con una aceleración del cobro de la deuda para generar presiones en los mercados y obligar al gobierno nacional a llegar a un acuerdo veloz con los fondos buitre. Esta estrategia sucede luego de que los buitres no tuvieran éxito en lograr embargos de activos argentinos.

"La dificultad de encontrar propiedades para embargar ha sido una preocupación importante en los litigios de los acreedores ante los soberanos, y los casos relacionados con el default revelan que los holdouts no tuvieron mucho éxito en embargar activos en el exterior", señalaron Pablo Ros y Hal Scott en un trabajo titulado "La Acrópolis de Elliott", citado por la prensa porteña. Allí se revela otro dato significativo: Owl Creek no es un actor más del conflicto, sino que es socio principal de Elliott Management, el mayor fondo buitre que pertenece al magnate Paul Singer, en millonarias inversiones compartidas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar