Reeligen a Arancedo al frente de la iglesia

Los obispos de todo el país reeligieron ayer al arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, como presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para el trienio 2014-2017, cargo en el que será secundado por el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado, Mario Poli, como vicepresidente primero, en una designación realizada en la asamblea plenaria de la CEA que se realiza en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera.

La elección de la Comisión Ejecutiva del organismo fue votada por los 84 obispos habilitados para sufragar, en el segundo día de deliberaciones del encuentro que hasta el sábado se realizará en Pilar. Con un perfil dialoguista y pese a cumplir en 2015 los 75 años de edad que dispone el Código de Derecho Canónico para que los obispos presenten su renuncia, Arancedo logró retener la presidencia del Episcopado para los próximos tres años, al obtener los dos tercios de los sufragios en la primera votación. Bajo su nueva presidencia, Arancedo tendrá que pilotear dos cuestiones trascendentes: la relación de la iglesia argentina en la transición con el Gobierno que sea elegido el año próximo, y la visita que el papa Francisco realizará a la Argentina en 2016.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar