Contra viento y marea

Instituto espera por los lesionados y por algo de dinero

Instituto volvió ayer a las prácticas con la mira puesta en el encuentro del domingo con Douglas Haig, en Pergamino, en lo que es la recta final de la disputa por un lugar en el Reducido por el segundo ascenso. La atención en la previa del partido ante los bonaerenses la acaparan dos temas en particular: la recuperación de los lesionados y el posibilidad/necesidad de que los jugadores cobren algo del dinero de los tres meses y medio de sueldo que se les adeudan.
En este último aspecto, desde la dirigencia se señaló que antes del fin de semana se intentará cancelar parte de la deuda, aunque como se sabe bien, la situación económica del club está lejos de ser la ideal. Paradójicamente, parte de la solución, la venta de jugadores juveniles, acarrearía un problema aún mayor, como una desvalorización futbolística a futuro. Respecto de los lesionados, el técnico Héctor Rivoira esperará por la evolución de Pablo Burzio y, fundamentalmente, Gastón Machín, quien hace tres partidos que está fuera del equipo.

Nada es imposible
Arnaldo Sialle, técnico de Sportivo, señaló que la posibilidad de salvarse del descenso "no es imposible". “Que sea difícil no quiere decir que sea imposible. Necesitamos ganar cuatro de los cinco partidos que nos quedan por lo menos, no tenemos alternativas".

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar