EE. UU. admite que el ataque al hospital afgano fue un error

Tras el bombardeo, las organizaciones humanitarias debieron abandonar Kunduz

KABUL.- El hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, en Afganistán, golpeado el pasado sábado por un bombardeo norteamericano, fue marcado como objetivo "por error", declaraó ayer en Washington el general John Campbell, jefe de la misión de la Otan en Afganistán."Un hospital ha sido tocado por error" en un bombardeo de Estados Unidos "pedido" por los afganos, pero decidido por "la cadena de mando americana", declaró el general Campbell ante la Comisión de las fuerzas armadas del Senado americano y difundido por France Presse. Tras el ataque, todas las organizaciones de ayuda humanitaria, internacionales y afganas, se retiraron de Kunduz dejando sin atención médica a 300.000 personas en una localidad sin agua ni luz, informó ayer Naciones Unidas (Onu).
 
El Pentágono se escudó ayer que el ataque al centro sanitario, que dejó como saldo al menos a 22 personas, fue solicitado por sus aliados afganos al recibir fuego enemigo. Más tarde la Casa Blanca apuntó que dicho ataque fue "una profunda tragedia", mientras MSF otorgó la responsabilidad a Estados Unidos. En ese sentido, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, aseguró que el Pentágono "asumirá" la responsabilidad que la investigación determine en el bombardeo efectuado por sus tropas en esa región. 
El funcionario aclaró que "las Fuerzas Armadas estadounidenses tienen mucho cuidado en sus operaciones militares para evitar pérdida de vidas humanas y cuando cometen errores los asumen, y eso es exactamente lo que vamos a hacer", dijo Carter en un comunicado. Además subrayó que la responsabilidad asumida será la que determinen las investigaciones que los departamentos de Defensa y Justicia, además de la OTAN y un equipo conjunto formado por funcionarios estadounidenses y afganos están llevando a cabo.  
 
Sobre el terreno, en tanto, los combates continuaron ayer en Kunduz. Un grupo de insurgentes talibanes atacó una comisaría y, desde Kabul, las autoridades afganas reconocieron que aún es muy peligroso intentar ingresar alimentos o ayuda humanitaria a la ciudad del noreste afgano que hace una semana fue tomada por los islamistas y se convirtió en una zona de guerra. Hace dos días, el Ministerio de Defensa afgano había anunciado, por segunda vez, que había recuperado el control de la ciudad y que los combates habían terminado. 
 
 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar