Guzmán llega a Nueva York y se reúne con bonistas privados

El ministro mantendrá también un encuentro con autoridades del Fondo Monetario

El ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, partió ayer rumbo a Estados Unidos para desarrollar una intensa agenda en medio de las crecientes expectativas por la renegociación de la deuda argentina. El itinerario del titular de la cartera económica comenzará hoy en Nueva York, donde se reunirá el Consejo de las Américas (una organización empresarial). En este marco, mantendrá un encuentro, a puertas cerradas, con bonistas y hombres de negocios con intereses en nuestro país.

Por otro lado, Guzmán se reunirá mañana con autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el objetivo de comenzar la ardua reestructuración del millonario préstamo que el gobierno del ex presidente Mauricio Macri solicitó cuando el grifo de los mercados externos se cerró. Del encuentro participarán el jefe de misión para la Argentina del Fondo, Luis Cubeddu, y la economista norteamericana Julie Kozak. Sin embargo, no está prevista la presencia de la titular del FMI, Kistalina Georgieva, quien se verá cara a cara con Guzmán recién en febrero próximo, en el marco de un seminario económico organizado por El Vaticano.

Cabe remarcar que el ministro de Economía nacional se mostró optimista durante los últimos contactos con la prensa respecto de las negociaciones con el Fondo. Según sostuvo, entre el Gobierno y el organismo internacional existe un diálogo “constructivo”. De cualquier manera, aclaró que Argentina no aceptará condicionalidades del organismo.

La deuda que mantiene argentina –tanto con el Fondo como con acreedores privados- será abordada también durante la reunión que mantendrá Guzmán con autoridades del Tesoro de los Estados Unidos, en el marco de su visita al país del norte. El apoyo del gobierno estadounidense es clave para las negociaciones por su influencia e importancia económica.

Poco se sabe de la letra chica con la que la Casa Rosada encarará las negociaciones por los compromisos asumidos. Tanto Guzmán como el presidente Alberto Fernández aseguraron que la intención del Gobierno es pagar la deuda que el país contrajo. No obstante, advirtieron que para poder pagar, primero hay que crecer. Las declaraciones de Guzmán en los últimos días provocaron reacciones adversas del mercado y también opiniones en economistas de diversas procedencias.

Fuerte aumento del riesgo país por las dudas del mercado

Luego de las últimas declaraciones de Guzmán y en el marco de su visita a Estados Unidos, el riesgo país, medido por JP Morgan, escaló el viernes pasado 4,2% (83 puntos respecto del cierre del día anterior) y alcanzó las 2.080 unidades. Debido a la incertidumbre financiera en los mercados internacionales, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street finalizaron en su mayoría con números en rojo. En cuanto al dólar oficial, se mantuvo estable y cotizó a $ 58,08 para la punta compradora y a $ 62,97 para la vendedora, según el promedio que realiza diariamente el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Por su parte, el blue se posicionó en $ 74,75 para la compra y $ 78,75 para la venta.

Una negociación “exitosa” será crucial para la Argentina

El economista Federico Furiase consideró que una “exitosa” negociación de la deuda será crucial para “poder pensar en bajar la inflación y comenzar a ver cómo salimos del estancamiento económico”. Para el director de la consultora Eco Go, una buena gestión permitirá también bajar el riesgo país y retornar al financiamiento privado. No obstante, para el ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, será “muy difícil” alcanzar la sustentabilidad de la deuda “sin quitas” de capital. Por su parte, el vicepresidente del Banco Nación, Matías Tombolini, advirtió que es “imposible que la Argentina les pueda pagar a los acreedores” en las condiciones actuales.

Kicillof, a la espera del acuerdo nacional con el FMI  

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, ratificó en los últimos día que la provincia de Buenos Aires “no tiene los recursos” para pagar el bono de unos US$ 250 millones. El 5 de febrero “sería la última oportunidad” de lograr la aceptación del 75% de los bonistas para postergar dicho pago. No obstante, resaltó que “algunos” acreedores ya aceptaron la oferta del Poder Ejecutivo, para postergar el pago del capital hasta mayo. El funcionario invitó a los fondos a tener paciencia hasta que el gobierno nacional establezca las bases para el reperfilamiento de la deuda soberana con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para así “poder hacer pie”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar