Los analistas respaldan el sistema de pago con bonos

Los economistas negaron que se trate de “cuasi monedas”

“La cancelación de una deuda con el proveedor a través de la emisión de bonos locales es un mecanismo bien reconocido que ya ha sido utilizado por la ciudad y la provincia de Buenos Aires y la de Santa Fe”, consideró ayer el director de Estrategia de la empresa de servicios financieros PPI, Joaquín Bagues, que salió de esta manera a respaldar el mecanismo de financiamiento adoptado por la provincia de Córdoba para pagarles a sus proveedores. El sistema implica cancelar los pasivos del Gobierno a través de un bono en pesos que a su vez los proveedores que lo cobran pueden emplear para cancelar compromisos impositivos con el Estado, algo que desató una polémica con ciertos sectores que calificaron al mecanismo como “cuasi moneda”. 

“Hay medios que instalan teorías descabelladas que comparan la emisión de estos bonos con el uso de cuasi monedas provinciales que florecieron en la crisis de 2001″, explicó Bagues, quien enfatizó que “los nuevos instrumentos no se están utilizando para pagar los salarios de los empleados provinciales” y “difícilmente se convertirán en un activo utilizado como medio general de intercambio, que es la función básica de cualquier moneda”. Es más, Bagues arriesgó que el sistema “probablemente se convertirá en una opción mucho más extendida durante la duración del aislamiento” en el país. 

 La UIC reveló que en marzo el 80% de las industrias redujo su nivel de actividad respecto a 2019

“Es un mecanismo correcto. Es una forma de financiamiento en un momento particular de la Argentina y de las provincias”, ratificó por su parte el director de Centro de Economía Política Argentina (Cepa), Hernán Letcher, quien precisó que “lo que no queda claro aún es si hay un mercado secundario para esos bonos: eso es importante porque si el proveedor necesita liquidez hoy los puede vender”, agregó. En el mismo sentido, el economista del Grupo SBS de servicios financieros, Juan Manuel Franco, afirmó que “el bono que lanzó Córdoba es una medida esperable para poder seguir pagando a proveedores en un momento en que la recaudación está muy afectada por el coronavirus”. “Si bien no es ideal para las empresas, al menos les sirve para pagar impuestos y también poder abonar a sus propios proveedores”, completó.

Claro que la situación de asfixia financiera se extiende al sector privado, ya que un grupo de casi 300 comercios de toda la Provincia enviaron un comunicado a los gobiernos nacional, provincial y municipal pidiendo que se declare la emergencia comercial por cómo afectan a sus negocios las medidas de aislamiento dispuestas en el país. “Hoy se habla de que paulatinamente pasaremos del aislamiento al distanciamiento social, pero mientras tanto los impuestos, las cargas sociales, el pago de sueldos y alquileres siguen corriendo con ingresos cero en los negocios”, advirtió Tamara Sternberg, titular de El Emporio Libros. El grupo reclamó medidas de exención impositiva y de contribuciones y tasas para las obligaciones de marzo, abril y dos meses más a partir del levantamiento de la cuarentena. 

Un relevamiento realizado por la Unión Industrial de Córdoba (UIC) reveló además que durante marzo el 80% de las industrias de Córdoba redujo su nivel de actividad respecto al mismo mes de 2019, a causa de la imposición de la cuarentena. Solo 5,8% de los consultados entre 516 empresas de diferentes sectores aseguró que su nivel de actividad aumentó, mientras que el 60,29% admitió que se cortó la cadena de pagos.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar