Industria de la indumentaria alerta sobre un "efecto explosivo"

La parálisis del sector es total. Para el lunes está pautado un encuentro con la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa para avanzar en protocolos.

La Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) alertó este sábado que la falta de actividad en la totalidad de los locales comerciales del sector "produce un efecto explosivo en la estructura económica" del rubro.

El presidente de la entidad, Claudio Drescher, señaló que presentó al Gobierno un protocolo "con condiciones muy precisas respecto de lo que se quiere lograr con poco desplazamiento, sin uso de transporte y sin contagio a través de la prueba de ropa".

Anticipó que para el lunes está pautado un encuentro con la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa en el que se volverá a presentar el protocolo, que ya fue implementado en otros países, y se abordará la situación del rubro. "Soy optimista de que en las próximas semanas, lentamente, algunos comercios van a empezar a abrir. A mayor tamaño de cuarentena, mayor tamaño de salvataje", consideró el titular de la cámara.

En ese sentido, apuntó: "El hecho de que todos los locales estén cerrados produce un efecto explosivo en la estructura económica del sector". "La situación es de extrema gravedad", advirtió en declaraciones radiales y analizó: "La política sanitaria del Gobierno nos conduce a un camino correcto porque consideramos prioritario el cuidado de la población".

Sin embargo, el empresario aclaró que "el tema es que la proporción de la cuarentena pone al sector en una situación económica extremadamente grave". Insistió en que el protocolo ofrecido contempla "la apertura de los locales de proximidad, no los grandes centros comerciales". Remarcó que incluye un "horario limitado con vendedores cercanos, sin uso de medio de transporte y, en caso de que no se dé esa situación, los comercios deberán asumir los remises".

Indicó que en esa primera etapa no se probaría la ropa y, ante una devolución, las prendas pasarían por un proceso de planchado que pueda prevenir el contagio.

Además, Drescher puntualizó que "el sector textil es el que más cayó en toda la economía argentina" y ya "venía de años muy duros".

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar