Realizarán una caravana de protesta por una “emergencia turística”

Empresarios y operadores convocan a marchar en Carlos Paz por la crisis del sector 

El turismo en todas sus formas ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia del coronavirus en el país, al punto que nadie sabe cuándo podrá volver a la actividad, que será una de la últimas en habilitarse. La situación afecta particularmente a Córdoba, que tiene en el sector a una de sus industrias más pujantes, que da miles de empleos e ingresos a familias de toda la provincia.

Los números indican que refiriendo sólo las modalidades de “turismo alternativo” (que abarcan ecoturismo, turismo aventura, cultural, rural, de salud, deportivo y de supervivencia), se generaba un ingreso de unos 250 millones de pesos al año en Córdoba, únicamente en la contratación de servicios, sin contar alojamiento, comida ni transporte. Todo ese universo de servicios y trabajos, que abarca a 387 prestadores de distintas regiones de nuestra provincia, está absolutamente parado desde el inicio de las medidas de aislamiento social. La situación se agrava porque la mayoría son pequeños emprendimientos, muchos informales: el 40% de los prestadores son pymes y grupos familiares que viven de la actividad.

Ante esta realidad, un grupo de empresarios turísticos de todos los rubros, reunidos bajo el colectivo denominado “Sector Turístico Autoconvocado”, anunció la realización de una caravana de protesta para el próximo viernes 3 de julio a las 11:45 en Villa Carlos Paz, en reclamo de la declaración de una “Emergencia económica y turística”.

La convocatoria fue realizada por hoteleros, empresarios gastronómicos, comerciantes, propietarios, empleados y prestados turísticos, quienes reclaman una serie de medidas económicas, ayudas y exenciones impositivas que permitan al sector sobrevivir al “parate” total que sufre el sector a raíz de la pandemia de Covid-19.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Prestadores de Turismo Alternativo de Córdoba (Aptac), Gustavo Osella, ofreció un panorama de la situación del sector turístico alternativo al explicar que “son pocos los trabajadores en relación de dependencia en este rubro, algunos contratados por agencias. La mayoría son pequeñas empresas o familias”. Al ser monotributistas de la categoría C, no perciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). “Para solventarse, algunos está vendiendo pan casero, pintando casas, otros volvieron a antiguos oficios”, contó Osella, quien precisó que el año pasado 380.000 personas realizaron actividades de turismo alternativo en el territorio provincial.

“Estamos complicados y sabemos que seremos los últimos en reactivar, pero cuando podamos trabajar vamos a tener una demanda muy fuerte”, completó por su parte el guía de montaña Mariano Bearzotti, uno de los dueños de Alto Rumbo, empresa que organiza excursiones a montañas de Córdoba.

300 vehículos detenidos en la villa serrana

El fin de semana pasado, los ingresos y egresos de Villa Carlos Paz fueron controlados de manera exhaustiva por el municipio, que detectó 300 vehículos que intentaron movilizarse sin los permisos respectivos para hacerlo. Así lo informó Roberto Giménez, director de Seguridad urbana de la villa serrana, quien precisó que de los 6.000 vehículos que buscaron ingresar o salir de Carlos Paz, 300 no pudieron hacerlo por diferentes motivos.

“Se les solicitó retornen a sus lugares porque no contaban con los permisos de circulación o documentación correspondientes”, aseguró el funcionario, quien precisó que “quienes no pudieron ingresar provenían principalmente de la ciudad de Córdoba, de localidades de Punilla como La Falda o zonas aledañas. También se detectaron casos de vehículos que ingresando a la ruta por Sol y Río, quisieron salir para el lado de Traslasierras, quizás para dar una vuelta, pero como no tenían los justificativos y/o permisos, también se les pidió regresaran a sus lugares de origen”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar