La pobreza alcanzaría al 45% de los argentinos, según la UCA

Esta situación se agravó por la pérdida de fuentes de trabajo durante la cuarentena

Como consecuencia del impacto que produjo desde un primer momento la pandemia de coronavirus en la economía, que agravó la crisis que atravesaba Argentina desde hace un tiempo, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimó ayer que la pobreza alcanza actualmente al 45% de la población. Así lo indicó el director de ese organismo, Agustín Salvia, quien señaló que esta situación se agravó principalmente por la pérdida de fuentes de trabajo que generaron la epidemia y las restricciones impuestas por el gobierno nacional para frenar su propagación.

“En diciembre del año pasado terminamos con más de 38% de pobreza. En enero y febrero esa situación no cambió. Los niveles de pobreza han superado el 40% holgadamente a fines de marzo. Las últimas proyecciones que hicimos nos están dando 45% de población en situación de pobreza en fines de abril”, afirmó el titular de ese observatorio. “El tema es complicado. Desde el punto de vista económico estamos en una crisis profunda. Ha golpeado a sectores informales, los cuales han logrado tener un piso de protección social pero están perdiendo sus fuentes de trabajo. Ha habido una reducción de demanda”, explicó Salvia.

Por otra parte, el especialista hizo referencia a la crítica situación que atraviesa el sector de la pequeña y mediana empresa (pyme). “El segundo factor es que también se está golpeando a la pequeña y mediana empresa, al pequeño emprendedor, al autónomo, que no era pobre y aspiraba a progresar. De ellos va a surgir una nueva capa de pobres”, manifestó. Y auguró: “Vamos a tener una nueva capa de sectores laborales que caigan en la pobreza y que se sumerjan en la pobreza estructural, que es una pobreza crónica”.

En este sentido, Salvia afirmó que el “gran impacto” que tuvo el coronavirus sobre la economía “desnudó los problemas estructurales que tiene la sociedad argentina en cuanto a dificultades para generar una rápida recuperación”. Y sentenció: “La pobreza estructural no solo se visualiza en los asentamientos precarios, también va afectando a las áreas urbanas, porque se va perdiendo la fuente de trabajo y se empieza a desinvertir en la alimentación, en educación, en la vivienda, y esto fomenta un proceso de empobrecimiento estructural y de mayores desigualdades sociales”.

Amba: se duplicó la población indigente

El agravamiento de la pobreza se profundizó principalmente en Buenos Aires debido a su estatus sanitario, que es más restringido que en las otras provincias del país. En tal sentido, Agustín Salvia aseguró que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), que actualmente se encuentra en la fase 1 de la cuarentena, es decir, en el aislamiento social más estricto, “la caída de los ingresos laborales de los sectores informales de clase media baja duplicó el déficit de la canasta básica alimentaria (CBA)”.

“Teníamos 8% antes de la pandemia y hoy tenemos 16%” de hogares del Amba “que no cubren la CBA”, confirmó el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. De esta forma, casi una de cada cinco familias porteñas se encuentra actualmente bajo la línea de la indigencia.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar