Cierran las exportaciones de maíz hasta marzo de 2021

La suspensión no alcanza a ventas autorizadas; buscan incentivar el mercado interno.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación anunció ayer la suspensión temporal del registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el maíz. Esta medida implica que los productores de dicho grano no podrán declarar nuevas exportaciones hasta el 1 de marzo de 2021, cuando arranque formalmente la campaña 2020/21.

Según señalaron desde la cartera que dirige Luis Basterra, el cierre busca garantizar el acceso a dicha materia prima por parte de actores del mercado local. En ese sentido, sostuvieron que la decisión “se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción”.

Agricultura justificó esta decisión al enfatizar que el país atraviesa “una época del año donde tradicionalmente queda poco maíz y eso afecta a actividades que tienen al cereal como materia prima, como la lechería y las plantas avícolas, por ejemplo”.

Al mismo tiempo, detalló que ya han sido autorizadas las ventas al extranjero por 34,23 millones de toneladas de maíz, lo que representa el 89% del total teórico exportable de la campaña 2019/20. La nueva medida no incluirá a estos granos, sin embargo, voceros del ministerio aclararon que “eso se va a hacer tranquilamente, sin ningún tipo de restricción. Lo que hacemos es suspender nuevas declaraciones que correspondan a embarques durante enero y febrero”. La norma publicada también detalla que queda exceptuado de la suspensión el maíz pisingallo.

En consonancia con esta disposición, se remarcó que quedarán 4,27 millones de toneladas restantes disponibles para el consumo interno, “con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano, cuando la oferta del cereal tiende a escasear”.

Finalmente, en su comunicado Agricultura detalló: “Eventualmente, y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro”.

Miradas contrapuestas en el sector privado

Distintos productores agrícolas se manifestaron en contra de la nueva medida; el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, aseguró que a través de la misma “el Gobierno destruye la credibilidad de Argentina como proveedor confiable y permanente de granos” y que “se cumplió lo que ya veníamos advirtiendo acerca de las señales negativas que venía emitiendo”.

Por su parte, Alberto Morelli, presidente de Maizar, dijo que la decisión “es injustificada porque hay maíz en el mercado”. Sin embargo, el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (Cepa), Roberto Domenech, afirmó que los fundamentos del sector público “están dentro de la realidad”.

En ese sentido, agregó: “No es mucho el maíz que queda y son muchos los sectores que venimos con muchas dificultades para conseguirlo, ya desde hace 90 días”. Por su parte Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), sostuvo en diálogo con medios capitalinos que presupone que la intención del Gobierno es “controlar el precio de la carne. El objetivo es que haya carne más accesible”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar