Onu: Siria ocupó el centro de la agenda

NUEVA YORK.- Con el telón de fondo por el septuagésimo aniversario, inició ayer en Nueva York la Asamblea General de las Naciones Unidas, con la presencia de más de 150 jefes de Estado, entre ellos, el retorno del mandatario ruso Vladimir Putin, que lo hizo luego de 10 años de ausencia.  
La sesión abrió, como viene siendo tradición, con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien tomó la palabra tras la intervención inicial del secretario general de la Onu, Ban Ki-moon. En esta primera cita, el foco estuvo centrado en los refugiados y la situación en Siria, conflicto que centró buena parte de las intervenciones en la jornada de ayer.
 
En ese sentido, varios de los líderes más poderosos del mundo cruzaron acusaciones por la guerra en Siria y se dividieron entre los que apoyan al presidente Bashar al Assad y los que piden su salida. El primero en instalar el tema fue el propio secretario general del organismo, y lo hizo estableciendo dos objetivos: discutir multilateralmente una resolución pacífica del conflicto y crear una coalición internacional lo más amplia posible para luchar contra la milicia islamista del Estado Islámico (EI). "Cinco países en particular tienen la clave: la Federación Rusa, Estados Unidos, Arabia Saudita, Irán y Turquía. Pero mientras que una parte no llegue a compromisos con la otra, es inútil esperar un cambio sobre el terreno", sentenció Ban.
 
Obama recogió el guante e invitó a Rusia e Irán, dos férreos aliados de Damasco, a sumarse a una "solución diplomática" para la compleja guerra civil siria, que en más de cuatro años ya dejó más de 250.000 muertos y forzó a más de la mitad de la población a abandonar su casa. Para ello, Obama destacó que su país sigue reclamando la salida de Al Assad del poder. "Debemos reconocer que no es posible, después de tanto derramamiento de sangre y tanta matanza, volver al status quo previo a la guerra", sentenció. Horas más tarde, el presidente francés, François Hollande, también quiso dejar en claro que para París "Al Assad es el origen del problema y no puede formar parte de la solución".
 
Anteriormente, y en respuesta a los dichos de Obama, el jefe del Kremlin había expresado que "es un enorme error negarse a cooperar con el gobierno sirio y sus Fuerzas Armadas, que tan valientemente están combatiendo al terrorismo cara a cara". Putin, quien reafirmó su colaboración militar con Damasco, propuso "unir fuerzas para afrontar los problemas a los que nos enfrentamos todos"; y afirmó que esa coalición debe ser similar a la que se creó para luchar contra Hitler, para "unir una amplia variedad de fuerzas dispuestas a resistir con resolución" a quienes, como los nazis, propagaron el "odio contra la Humanidad". 
 
 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar