Los ruidos de Cotreco en Córdoba y Río Cuarto

El carnicero de Urca

¡Qué lío que armaron los de los frigoríficos con el precio de la carne…! Tiraron eso del “40 por ciento para enero”, pero todavía no hay nada firme. Esto de la carne es estacional y no está atado sólo a la inflación. No me quiero poner a defender mi negocio, así que lo único que diré es que la carne puede parecer que está cara, pero, si la comparamos con otros alimentos y su rinde, me parece que el tema tiene otro color.

Pero, bueno, no escribo estas líneas para andar polemizando sobre las relaciones de costos del producto que comercializo hace más de 30 años. Creo que ya les conté que mi padre también era carnicero, y empecé, de chico, trabajando con él.

¿Por qué tengo este espacio? Porque soy un simple carnicero que tiene la fortuna de tener algunos clientes que manejan información muy interesante, que algunas cosas me cuentan detrás del mostrador, y que yo se las transmito a ustedes, así como las escucho. Y lo que escuché esta semana, que me resultó interesante (aunque algo complejo) es lo que me contó un abogado, uno que viene todos los sábados, a primera hora de la mañana, a surtirse para el fin de semana y algo más. Tiene contactos con grandes empresas, y entra y sale de todos lados.

Mientras le preparaba el pedido, empezó con este temita del caso del Surrbac y sus ramificaciones. Me dijo que hay varios mirando “cómo se va a involucrando” a Cotreco, la empresa que supo estar a cargo del servicio, por los cheques cruzados con el gremio.

Yo cortaba y escuchaba. Siguió con que la compañía que encabezó Horacio Busso está mencionada en el expediente de la justicia federal y en la denuncia que hizo Laura Sesma en la justicia provincial.

Yo sólo asentía, en señal de que continuara. “Busso anda a los gritos diciendo de todo en contra del intendente Mestre, que no cumplió con los acuerdos y que le salió muy caro el paso como prestador de la Municipalidad”, dijo mi cliente abogado.

Yo, para entonces, ya iba arqueando las cejas. Y el hombre siguió. Parece que el tema es que Cotreco sigue prestando servicios en otros lados, como Río Cuarto, donde acaba de firmar un convenio con el municipio para hacer una planta de tratamientos de residuos. Y que le saltaron varios para “recordarle” sobre la delicada situación financiera de la empresa.

Me iba perdiendo, la verdad, pero seguía escuchando, con todo el pedido listo para entregarle. Antes de agarrar la billetera para pagar, el abogado se reclinó sobre el mostrador y me dijo: “¿No le parece sugestivo que siga en Río Cuarto?” Lo miré con cara de “ni idea”; y mientras me pagaba, tiró: “Piense en quién vivía en Río Cuarto…”
Saludó y se fue. Sigo pensando en qué me quiso decir.
Nos vemos el lunes.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar