Altas tormentas

Judiciales

De tanto en tanto, la Justicia Federal de Córdoba ofrece situaciones llamativas. Sabido es que la Cámara Federal está integrada por seis jueces, los mismos que resuelven los acuerdos de Superintendencia, todo lo concerniente a los empleados, ascensos y remociones como así también lo vinculado a las cuestiones operativas y administrativas del servicio. Hace algunos días, el mediático Julio Piumatto (secretario general de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, UEJN) pidió a la Cámara que la presidenta del Cuerpo, Graciela Montesi, deje de usar sistemáticamente el voto doble ya que tiene una relación de hecho con el juez Abel Sánchez Torres, además del acompañamiento permanente, a la hora de votar, del juez Eduardo Ávalos. Los tres jueces que habitualmente pierden en el desempate son Ignacio Vélez Funes, Luis Rueda y Liliana Navarro.

Desde el gremio entienden que hoy está afectada la imparcialidad, la objetividad y la independencia de criterios que deben existir entre los magistrados. Si bien el reglamento habilita el voto doble, aseguran que actualmente está afectada la garantía de los derechos laborales. Durante la jornada de ayer, mientras algunos trabajadores pegaban cientos de panfletos en las paredes de la Torre del Parque Sarmiento, Montesi denunciaba una afrenta a su privacidad. Días calientes en los Tribunales Federales, de esos días que suelen anticipar altas tormentas.

Virgencita Desatanudos

Sin dudas, entre los hechos judiciales resonantes de este año en Córdoba se encuentran las causas sobre presuntas estafas millonarias inmobiliarias, entre ellas, la de la familia Marieschi. En los últimos días el flamante defensor de Omar, Javier y Marianella, Esteban Papagenadio, adelantó una posibilidad que devuelve cierta ilusión a los más de cien damnificados. Aparentemente, algunos inversores se manifestaron interesados en adquirir las propiedades que aún pertenecen a los imputados. Las conversaciones para viabilizar esta posibilidad comenzaron con el fiscal Enrique Gavier.

Por supuesto, hay que sacarle mucha punta al lápiz pero, según el letrado, la intención es completar los pagos para todos, tanto para los que se constituyeron en querellantes como para lo que no lo hicieron, previa verificación de las acreencias. La resolución de las eventuales negociaciones se dará seguramente en 2020. Por lo pronto, una lucecita de esperanza apareció en el horizonte para poder destrabar esta madeja a la que por ahora no se le encontró ninguna punta… tal vez los damnificados deberían prenderle algunas velitas a la virgencita Desatanudos.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar