Investigan presunta complicidad de la Policía con delincuentes

El fiscal de Distrito III, Turno 7, Raúl Garzón, investiga por estas horas una presunta connivencia de integrantes de la División Robos y Hurtos de la Policía de Córdoba con delincuentes que operan en nuestra ciudad.
Al ser consultado al respecto, el funcionario judicial se excusó ayer de formular precisiones, aunque fuentes de su fiscalía reconocieron que tiene "fuertes sospechas" de que algunos uniformados mantienen aceitados vínculos con delincuentes para favorecer su accionar en delitos contra la propiedad. La idea es que en esa división existe algún "datero" que proporciona información calificada a los ladrones para concretar sus atracos.
 
Asimismo, se aseguró que el accionar de Garzón tiene la firme convicción de que desde la Policía se avisaba de los operativos que se iban a concretar en sus domicilios o en los asentamientos donde viven o tienen su radio de acción los miembros del hampa. También se indicó que se aportaba información de aquellos efectivos que iban a actuar de incógnito o civil en esos lugares. En este marco, trascendió que numerosos fiscales de Tribunales II manifestaron su malestar ante la posibilidad de que ese accionar de miembros de Robos y Hurtos haya perjudicado sus investigaciones. En tanto, en su pesquisa, Garzón facultó a efectivos policiales de Delitos Económicos y al Tribunal de Conducta Policial para que intervengan en la investigación.
 
Cabe recordar que la semana pasada la Justicia Federal allanó parte de la Jefatura policial en el marco del narcosecuestro de Carlos Córdoba, ocurrido en abril en barrio José Ignacio Díaz. En la oportunidad fue detenido el cabo Franco Ormeño, quien había sido hasta hace poco chofer del titular de Robos y Hurtos de la fuerza, comisario mayor Gabriel Álvarez. La aprehensión de Ormeño derivó más tarde en el desplazamiento de Álvarez.
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar