Duras condenas a los acusados del tiroteo en Nueva Córdoba

Además, se solicitó investigar la actuación de las autoridades policiales en el caso.

En lo que fue un fallo muy esperado, pero al mismo tiempo muy criticado por parte de las defensas y que promete tener correlato político, la Cámara Octava del Crimen condenó ayer a cadena perpetua a los integrantes de la banda que en febrero de 2018 ingresó a un departamento de Nueva Córdoba y ejectutó un golpe comando que dejó tres muertos. Además, en el juicio con jurados populares, se dispuso la pena de 13 años y 4 meses para una pareja de adultos mayores sindicados como “partícipes necesarios”.

Ariel Murúa Rodríguez, Ariel Gramajo y Diego Tremarchi fueron considerados coautores “criminis causa” de la muerte del policía Franco Ferraro, por lo que recibieron la máxima condena. En tanto, Miguel Mitre y Teresa Mitre, tíos abuelos de Tremarchi, deberán cumplir 13 años y 4 meses de prisión domiciliaria. En este caso, la pena supera lo solicitado por el fiscal Hugo Almirón, que había pedido 7 años de pena.

Ante la dureza de las condenas, los abogados defensores de los cinco imputados coincidieron en anticipar que irán al casación ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) una vez que se conozcan los fundamentos.

El fallo del tribunal integrado por Marcelo Jaime, Eugenio Pérez Moreno y Juan Manuel Ugarte, dejó varias aristas por resolver. Por un lado pidió investigar la víctima del robo, Guido Romagnoli, ante la presunción del delito de lavado de dinero, ya que se sospecha que en el lugar funcionaba una mesa de dinero con jugadores “pesados”.

En el ámbito político, la Cámara solicitó que analicen las actuaciones de los entonces funcionarios provinciales del área de Seguridad, a cargo del actual legislador de Hacemos por Córdoba, Diego Hak, por presuntas irregularidades y contaminación de la escena del crimen. Cabe recordar que aún no se halló el arma con la cual, de manera presunta, Ricardo Serravalle, ultimó a Ferraro. Además, en otra crítica muy fuerte a la institución policial, se pidió “capacitación” para que los agentes puedan manejar este tipo de situaciones.

El episodio ocurrió el jueves 16 de febrero de 2018, cuando Serravalle y Rolando “Ciego” Hidalgo, ambos muertos en el episodio, ingresaron al departamento de Romagnoli con intenciones de alzarse con un botín millonario. Ante el alerta de los vecinos, comenzó el tiroteo que dejó como trágico saldo la muerte de los ladrones, de frondosos antecedentes, y del cabo Ferraro, el primero en llegar. Tremarchi, que actuaba como “campana”, fue capturado en cercanías de la zona, mientras que Murúa y Gramajo estuvieron prófugos durante largos meses.

“Nulidad”

Nicolás Díaz, abogado de Gramajo, se mostró sorprendido por la dureza de la condena a su defendido”. “Todas las irregularidades que marcó la Cámara hacen que esta causa haya sido nula de nulidad absoluta desde su inicio. Iremos hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) si es necesario”, expresó.

Eduardo Caiero, letrado de Tremarchi, se mostró en la misma sintonía al indicar que “es llamativo porque se hace lugar a los planteos pero al mismo tiempo se los condena por el hecho”, finalizó.

“Contradicción”

Carlos Hairabedian, patrocinante de Murúa Rodríguez, sostuvo que el fallo “tiene una contradicción insalvable: termina por reconocer que el procedimiento de las fuerzas policiales fue irregular”. “Con una investigación anómala no se pueden obtener las conclusiones que aparecen atribuidas a los defendidos”, aseveró.

Por su parte, Silvia Oliva, defensora de Teresa Mitre, señaló que la mujer fue la única que no obtuvo una condena unánime y dijo que esto demuestra que hay quienes piensan “que es inocente”.

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar