Vivir del canje

El Ojo de Horus | Judiciales

Vivir del canje

Sin dudas, Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis imprimieron a sus hijos el “modo champein” desde la cuna. Y ellos andan sus caminos con absoluta naturalidad. Alejados de la rutina diaria de la mayoría de los urbanos estresados, Alexander y Charlotte se parecen a esos personajes excéntricos cultores de la superficialidad que ni siquiera se dan por enterados. De última, cada quién vive como puede, dentro de la legalidad. Hace algunas semanas, los hermanos Caniggia tuvieron que venir a los Tribunales cordobeses en el marco de una causa por incidentes que habían protagonizado en el boliche Keops de Villa Carlos Paz, en febrero de 2017. Finalmente, pidieron la probation y será la Cámara Novena la que resuelva la cuestión. Claro que su paso por barrio Observatorio dejó muchas fotos, algunas declaraciones cholulas y una respuesta elocuente cuando los hermanos fueron consultados por sus ingresos. De manera sincronizada, Charlotte y Alexander dijeron: “Nosotros vivimos del canje”.

Hechizo

En los últimos años, los juicios por casos de abuso sexual se multiplicaron exponencialmente en Tribunales. El espanto es el hilo conectivo más allá de los increíbles ingredientes propios. Desde el lunes, la Cámara Doce juzgará con jurados populares a Silvio Salustiano Contreras, de 67 años. Según la investigación, este imputado era dueño de un maxikiosco en el corazón de Nueva Córdoba. Para atenderlo buscaba mujeres jóvenes, estudiantes universitarias, preferentemente oriundas del sur provincial. Claro que sus intenciones iban mucho más allá de la relación empleador-empleada. Parece que el hombre lograba llevarlas a su departamento, y drogas mediante, introducirlas a su mundo de “pasiones encendidas”. La gota que rebalsó el vaso ocurrió cuando una de estas jóvenes quiso casarse con Salustiano. La familia descubrió la situación y presentó la denuncia. Pero… ¿cuál es el delito, si todas las “víctimas” eran mayores de edad? Según la acusación, el uso de drogas provocó graves daños mentales en estas jovencitas y, por lo tanto, fue interpretado como un agravante en una relación plagada de manipulaciones. Dicho en otras palabras -propias de las pericias psicológicas practicadas- el casi septuagenario encandilaba a “sus chicas”, en relaciones desiguales y asimétricas, hasta establecer con ellas el “Vínculo del hechizo”.

09 Agosto 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar