Default Total

El Ojo de Horus | Judiciales

Default Total

Jorgito es el histórico canillita de Tribunales. Cada día se lo puede ver subiendo y bajando las escaleras del palacio con diarios y revistas bajo el brazo, como en los viejos tiempos. Cada mañana es uno de los primeros en llegar, siempre con buena onda y bien dispuesto. ¿Quién podría no quererlo? A la hora del cafecito, vale la pena escucharlo con recuerdos y anécdotas de los últimos treinta años.

Por caso, la que involucra a un periodista que hoy brilla en el jet set porteño, donde los púlpitos son más altos y la bajada de línea más poderosa. Ocurre que cuando este muchacho hacía las inferiores en Córdoba Jorgito le llevaba cada madrugada tres diarios locales a su departamento céntrico. Como con muchos otros clientes, a fin de mes tiraba línea y cobraba como un almacenero. Pero cierto día, Jorgito fue sorprendido por la ausencia del enjundioso reportero, quien se mudó de domicilio sin ningún aviso al proveedor. Peor aún, con el pago de una deuda acumulada de tres meses.

Tiempo después, se produjo un encuentro fortuito y el deudor, de fluido vocabulario, prometió saldar “su olvido”. Pero la única verdad es que jamás cumplió con su palabra. Como Jorgito dice, con alguna bronca todavía, “pasó de ser una sorpresa a un moroso, después a un dudoso incobrable, para terminar siendo un “clavo”. Tal vez su falta de memoria le haya jugado una mala pasada. Al menos, con el querido canillita, el periodista en cuestión está en un increíble “default total”.

Complicadísimo

¿Quién puede matar a su propia madre? El próximo martes 22 de octubre en la Cámara Octava del Crimen y con jurados populares se juzgará el presunto matricidio de María Eugenia Cadamuro. El único acusado es el hijo, Jeremías Sanz, quien está acusado de haberla matado de dos escopetazos para enterrarla luego en un campo ubicado al norte de Jesús María, en la zona de Villa Gutiérrez.

En realidad, Cadamuro desapareció el 15 de marzo de 2017 y sus restos fueron encontrados tres meses más tarde. Estaban envueltos con una campera y una manta que eran de su hijo. Al parecer, este femicidio habría estado precedido por una relación repleta de violencia por parte de este joven de 23 años hacia su madre, con violencia física y amenazas de muertes incluidas.

Según testimonios, María Eugenia le tenía miedo y había hecho poner pasadores en las puertas de su casa para sentirse más tranquila. El defensor de Sanz será el veterano Marcelo Brito, el mismo que desde hace mucho tiempo representa a la familia Macarrón en el caso del crimen de Norita Dalmasso. En el juicio, la balanza solo tendrá dos posibilidades: la absolución o prisión perpetua. Según un allegado a la causa, a la que conoce con puntos y comas, el futuro del acusado se puede resumir en una sola palabra: complicadísimo.

05 Septiembre 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar