La Onu anunció un marco para regular las deudas

El comité ad hoc sobre Procesos de Reestructuración de Deuda de Naciones Unidas (Onu), creado en diciembre pasado a partir de una propuesta de Argentina, aprobó ayer un marco de "nueve principios" con los que busca limitar el accionar de los fondos buitre en los procesos de reestructuración de deudas soberanas, de manera de permitir el crecimiento y el desarrollo inclusivo de los países afectados. 

El documento -que surgió del trabajo realizado en los últimos cinco meses por la mayoría de los países miembro de la Onu y que será abordado por la Asamblea General en septiembre-, plantea como primer principio que los Estados soberanos tienen “el derecho de diseñar sus políticas macroeconómicas, incluyendo la reestructuración de su deuda soberana, la cual no debe ser frustrada o impedida por ninguna medida abusiva”. “La reestructuración debería realizarse como último recurso y preservando los derechos de los acreedores”, detalla este principio, mientras que el tercer punto propone un principio de "transparencia que debería ser promovido para mejorar la rendición de cuentas de los actores interesados, lo que puede ser logrado a través del intercambio oportuno de datos”. Asimismo, el principio de “imparcialidad” requiere “que todas las instituciones y actores involucrados en la reestructuración de deuda, incluso a nivel regional (…) disfruten de independencia y se abstengan de ejercitar cualquier influencia indebida en los procesos u otras partes interesadas”. El sexto principio sostiene que la “inmunidad soberana de jurisdicción y ejecución respecto a las reestructuraciones de deuda, es un derecho de los Estados ante tribunales nacionales extranjeros y las excepciones deberían ser interpretadas restrictivamente”. El octavo sostiene que la “sustentabilidad” implica que las reestructuraciones se realicen promoviendo “un crecimiento económico sostenido e inclusivo y un desarrollo sustentable, minimizando los costos económicos y sociales, garantizando la estabilidad del sistema financiero internacional y respetando los derechos humanos”. Por último, el principio de “reestructuración de mayorías”, implica que “los acuerdos de reestructuración de deuda que son aprobados por una mayoría calificada de los acreedores de un Estado, no se verán afectados, en peligro o impedidos por otros Estados o una minoría no representativa de acreedores”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar