A Juez no le gustaron los elogios a Quinteros

El carnicero de Urca

Qué semanita difícil la que pasó. Cada vez que se acerca fin de mes, las ventas se caen a pique. Y yo que venía entusiasmado con los asados de fines de semana y el envión de Talleres. Encima el calor que hizo y me comí un par de cortes de luz.

Así que este domingo en que escribo esto, aunque esté un poco más fresco, mi ánimo no es el mejorcito.

Es que la gente anda muy cargada. Debe ser el clima, qué se yo. Con el tema de los cortes, la seguridad, los desvíos por obras y las cloacas, no pararon los lamentos de los que vinieron a la carnicería de la semana pasada.

También pasaron varios de los que tienen datos políticos de los que suelo comentarles cada lunes.

Me contaron que Llaryora quiere convencerla a Olga que se baje pero no puede, que Schiaretti va a decidir el vice cuando Cambiemos defina los candidatos, que hay una encuesta para cada gusto y color, entre otras.

Pero lo que más me gustó me lo trajo un cliente que hacía rato que no andaba por el negocio. Supo ser funcionario y allegado a Juez pero está medio alejado ahora. Lo mismo el hombre tiene muchos datos del juecismo.

Vino a comprar carne para milanesa y molida especial. Mientras le cortaba la bola de nalga, me contó que Juez andaba como loco porque creía que la iba a tener fácil en la interna y que lo de De Loredo lo desacomodó. Y que anda enojado con propios y extraños.

Y que la semana pasada la ligó Quinteros, el legislador.

Yo le dije que creía que Quinteros era del grupo más cercano de Juez y me respondió que sí, que lo era. Pero el tema es que en la negociación de Cambiemos el actual legislador pasó a ser precandidato tercero a concejal. Y que los medios se ocuparon de destacar que uno de los legisladores que más había incomodado a Schiaretti y a De la Sota lo pasarán a ser concejal era una señal y un castigo para el activo muchacho.

Según me dijo mi cliente, mientras le embolsaba el kilo de molida especial recién salida de la máquina, a Juez no le gustó ni medio tanto elogio para su dirigente y lo llamó enojado. Y parece que se dijeron algunas cosas.

Eso fue el jueves. El sábado me contaron que Quinteros decidió nomás renunciar a la precandidatura a concejal.

Yo había escuchado con atención a mi cliente pero sin entender demasiado.

Le cobré, lo saludé y me quedé pensando en cómo será eso de poner y sacar, bajar y subir a alguien de una lista.

Pero al rato se me pasó porque se me cortó la luz.

Nos reencontramos el lunes 11 de marzo.

25 Febrero 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar